martes, 2 de abril de 2019

20 Años De... R.E.M: Up (1998)

“El emotivo comienzo de un fin... ”

Curiosa década vivieron R.E.M durante los noventa, período donde la banda vivenció su propia montaña rusa. Y es que tras varios años moviéndose dentro del mundo alternativo encontraron la popularidad gracias a álbumes como Out of time (1991) y Automatic for the people (1992) para posteriormente encontrarse de golpe con un forzado punto de no retorno tras el abandono de Bill Berry (histórico baterista de la agrupación) en 1997. De esta forma, posterior a la edición soberbio (y sub valorado) New adventures in hi-fi (1996) la banda debió re plantearse todo al punto de incluso cuestionar su continuidad. ¿Seguir o no seguir?, era el dilema. Y también el como seguir. El caso es que el resultado de toda esta revolución emocional y musical fue Up, con seguridad el disco más controvertido en la carrera de R.E.M aunque también uno de los más singulares, sabrosos y elegantes que nos dejaron.

En Up nos encontramos con una nueva banda, una que de abandona el rock and roll y las estructuras directas para centrarse en la generación de hipnóticos ambientes así como en materia de percusiones, como era de esperar al haber perdido a su baterista, se lanza a experimentar en la electrónica. Basta oír la partida a cargo de los cuatro extensos minutos de ‘Airportman’, donde Michael Stipe apenas susurra sobre un mar de teclados para comprender que este no sería un álbum cualquiera de R.E.M y mucho menos uno tradicional. Este trabajo enfocado en las atmósferas se volverá columna vertebral de Up, apareciendo en temas claves como ‘Hope’ (donde desatan la exploración electrónica mediante una dinámica creciente) y más adelante en los desaforados guitarrazos de ‘Why not smile’. Entre estas se abrirá un abanico diverso que toca varias de las aristas más extremas que encontraremos en la carrera de R.E.M, por un lado aparecerán canciones realmente desoladoras y dolorosas como ‘Sad professor’ o toda esa pasada final por ‘Diminished/ I’m not over you’ + ‘Parakeet’ + ‘Falls to climb’ mientras que en otros momentos nos encontraremos con gloriosas melodías como ‘Suspicion’, ‘Daysleeper’ o la absolutamente hermosa ‘At my most beautiful’. En medio de este ir y venir rastros de rock verán la luz en 'Lotus', en 'The apologist' o en esa maravilla de canción que es 'Walk unafraid', otra gema escondida que nos regaló un disco que se caracteriza por funcionar como un paseo tan lúgubre como mágico, un paseo por un pantano mediante el cual la banda lograba enfrentar su crisis existencial. 

Mirado a distancia resulta evidente el que Up simboliza el comienzo del fin para R.E.M. El disco marcó un antes y un después para ellos, desde aquí no volverían a ser los mismos, sin embargo, a poco más de dos décadas de distancia cabe mencionar el que la experiencia sobrevive absolutamente al paso del tiempo. Honesto y visceral, con varias de las melodías más desgarradoras de su carrera y un conjunto de letras que dieron muestras de un Michael Stipe inspiradísimo, Up fue un disco poco comprendido en su momento e incluso despreciado por sus incursiones electrónicas pero que sin lugar a dudas merece ser revisitado. Una joya oculta de estos dinosaurios de la música.  

4.0 : Excelente!

Otras reseñas de R.E.M:
2011: Collapse into now
1996: New adventures in Hi-Fi

No hay comentarios:

Publicar un comentario