VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

viernes, 20 de junio de 2014

Killer Be Killed // Killer Be Killed // 2014

La suma de sus partes.

Otro supergrupo. Esta vez encabezado por Greg Puciato (vocalista de The dillinger escape plan) y Max Cavalera, a ellos se sumaron Troy Sanders (bajo y voces en Mastodon) y Dave Elitch (batería en The mars volta) generando así un montón de expectativas frente a lo que podría resultar de toda esta mezcla de influencias y estilos. El resultado vive entre nosotros desde hace un tiempo y a decir verdad, el aporte de cada uno de estos distinguidos miembros se hace sentir en un álbum que suena poderoso, impecablemente ejecutado e interpretado pero falto de sorpresa a la vez. No cabe duda de que los tipos se la pasaron estupendo componiendo y llevando adelante un disco que rebosa en energía y potencia, sin embargo, mucho más allá de aquello no se encuentra en los 45 minutos de música que nos han regalado. 

Curiosamente, lo más interesante que te encuentras en Killer be killed (el disco) está en el cierre, el único momento en donde percibes que la mixtura de estilos se hace presente generando un producto que sorprende en estructuras y juega muy bien tanto en cambios de velocidad como sacándole partido a las distintas voces que conformaban el proyecto, me refiero con esto a las últimas dos del álbum: "Twelve labors" y "Forbidden fire", sin embargo, para llegar a estas hay que pasar por una media hora bastante tradicional dentro de lo que es el metal actual y ahí es donde el disco pierde mucho de su potencial.   

El gran problema que le sentí al álbum es que suena casi siempre como la suma de sus partes pero durante muy pocos momentos se percibe como una apuesta realmente novedosa. Es así como la mano melódica de Mastodon se aprecia en los riffs de "Wings of feather and wax" , "Melting on my marrow" o "Dust into darkness" mientras que una arista más brutal, que muestra mayor presencia de Cavalera y sobretodo la de Puciato, aparece con "Face down", "Curb crusher" o "Fire to your flag". También hay pistas que perfectamente podrían haber entrado en cualquiera de los más recientes álbumes de Soulfly, como es el caso de "I.E.D" o "Snakes of Jehovah" y bueno, está el ya mencionado cierre que efectivamente logra durante dos canciones te olvides de las bandas originales de cada integrante y escuches por primera vez a Killer be killed, el problema es que diez minutos de música no alcanzan como para destacar al trabajo más allá de lo que es: un correcto y efectivo álbum de metal. Ni más ni menos. 

3 / 5 
Bueno, cumple. 


1 comentario:

  1. Estoy muy de acuerdo con eso de que este proyecto es más novedoso por los autores que están metidos en el que por ser un disco o un grupo que realmente apueste por algo que no hayamos visto ya.

    Buen blog!

    ResponderEliminar