VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

viernes, 28 de abril de 2017

Deep Purple : Infinite (2017)


Sin la presión de tener que estar a la altura de sus más grandes momentos, los británicos de Deep purple se han empeñado durante los últimos veinte años a pasársela bien girando por el mundo, interpretando sus éxitos inmortales e intentar sostener el legado con dignidad con algunas nuevas entrega. Y salvo uno que otro altibajo, cabe el afirmar que la banda ha sido capaz de sacar adelante la tarea. Su más reciente trabajo databa de 2013, un correcto Now what?! que si bien un desastre no era, salvo cosillas como 'A simple song' o 'Vincent Price', dejó la sensación en el aire de no entregar nada demasiado recordable, lo cual resultaba un poco decepcionante considerando que hablábamos del regreso de Deep purple en estudio tras ocho años de silencio. Lo que trato de afirmar es que todos, partiendo por ellos mismos, nos merecíamos un álbum como Infinite, que si efectivamente (como muchos ya están afirmando) llega para cerrar la carrera de la banda, pues funcionaría como un glorioso epitafio frente a la leyenda. Y es que el nuevo disco de los ingleses recupera aquel filo que durante estas dos décadas venía apareciendo únicamente a cuenta gotas. 

Se dan el gusto de esta forma de regalarnos canciones que funcionan en múltiples direcciones, y ahí nos movemos constantemente desde el bien al notable. 'Time for bedlam', por ejemplo, es directa, dinámica y oscura a la vez, con una banda inspirada instrumentalmente, un single de aquellos que muchos fascinados esperaríamos disfrutar en vivo. 'Hip boots' o 'One night in Vegas' muestran una linea más juguetona y divertida, con el característico hammond de Deep Purple adoptando protagonismo gracias a la gran labor que ha realizado Don Airey reemplazando al extraordinario y fallecido Jon Lord. Ahora, lo interesante de Infinite es que no se queda unicamente en el efectismo sino que apunta más allá con las emocionantes 'All I got is you', 'The surprising' y 'Birds of prey', tres que por si solas valen este álbum y que gracias a sus aires progresivos e interpretaciones impecables consiguen que olvidemos el estar oyendo a una banda que supera los cuarenta años de carrera. 

No escribo desde una mirada nostálgica. Infinite, el nuevo álbum de Deep purple es un ejercicio de cuarenta y cinco minutos que conmueve. Que cuando apunta a la médula del rock funciona pero también logra sacar a flote aquella linea creativa e instrumental que alguna vez se inscribió con lineas doradas en la historia del rock. Benditos sean por aquello y benditos nosotros de tener la posibilidad de seguir disfrutándolos en este nivel.  

4.0 // Excelente!

martes, 25 de abril de 2017

Wire: Silver / Lead (2017)


Tras cuarenta años de carrera, con un par de lagunas de tanto en tanto, los ingleses de Wire continúan sosteniendo con fuerza la bandera de la dignidad. Independiente de que practicamente nadie pocos se enteren de sus lanzamientos, desde su regreso en 2008 (esta vez en formato trío) los de Colin Newman han sabido seguir construyendo una carrera más que digna, sin el post punk declarado de sus primeros álbumes claro está y dedicados mucho más a la generación de ambientes, pero cumpliendo de todas maneras en aquella linea. Change becomes us (2013) me sigue pareciendo su mejor álbum de este último período pero ciertamente tanto en el homónimo de 2015 como en Nocturnal koreans (2016) han existido cosillas que destacar, y en ese sentido Silver /Lead no es la excepción.

Lo mejor de este nuevo álbum está en el comienzo, donde tres canciones le bastan a Wire para demostrar que aún hay filo en el baúl. Y es que resulta imposible no caer rendido frente a los hipnóticos murallones de guitarras que proponen tanto 'Playing harp for the fishes' como la melódica 'Diamonds and cup', mientras que 'Short elevated period' realizará el guiño dinámico hacia el pasado punkoide de la banda, aunque claro, en versión actual. Se repetirán varios platos más adelante, quizás recurriendo a fórmulas bastante manoseadas a estas alturas, al punto de que 'Forever & a day' y 'This time' parecerán ser la misma mientras que 'Sonics lins' o 'Brio' entrampan al disco y no permiten que lleguemos a disfrutar como corresponde una canción como es 'Sleep on the wing', sin duda lo más interesante de toda la sección final del álbum.

Tres discos en tres años quizás ha sido demasiado para una banda a la que se le oye demasiado cómoda en su metro cuadrado, hay momentos en Silver/Lead que agotan no tanto por el nivel de los temas sino por la redundancia en un sonido con el que llevan insistiendo entrega tras entrega, sin embargo, esto no alcanza para empañar un disco que de todas maneras logra entregar uno que otro momento de magia. 


3.0 // Bueno, cumple.

Otras reseñas de Wire:
2015 // Wire
2013 // Change becomes us

viernes, 21 de abril de 2017

Un año sin Prince ...


Benditos sean aquellos espíritus creativos que nos inspiran cada día, y Prince Rogers Nelson fue uno de aquellos. Inquieto y de personalidad compleja, un tipo de naturaleza tímida pero que en el artista encontró una vía de escape para sus traumas y complejos (el ser pequeño, por mencionar tan solo una). Llevó por tanto una vida cargada de excesos y excentricidades que se equilibraba con su inagotable talento y entrega a la música. 

Nos dejó material de sobra, el cual poco a poco tras su lamentable partida ha ido viendo la luz y hoy lo volvemos a recordar acá con el agradecimiento que se le tiene a aquellos que fueron luz, aquellos que han podido crear belleza a partir de las tinieblas...

Hasta siempre maestro. Eterno.

martes, 18 de abril de 2017

Spoon: Hot Thoughts (2017)


No deja de resultar grato el observar como tras veinte años de carrera una banda como Spoon sigue, dentro del mundo indie, recorriendo caminos que sorprenden y muestran crecimiento. Y es que si estás entre aquellos que no conoces a la agrupación, Hot thoughts se presenta como el álbum perfecto para acercarte a ellos, un disco que se aleja un tanto del rock directo y desnudo de sus anteriores trabajos, profundizando elementos tocados tres años atrás en el sólido They want my soul (2014), pero mejorando esta vez la oferta entregando con seguridad uno de los álbumes más interesantes y atractivos que oiremos durante 2017.

El principal mérito de Spoon reside en la capacidad de entregar diversidad y calidad en idénticas proporciones. Nos regalan de hecho un disco compuesto por excelentes melodías, arregladas todas de manera soberbia, pero que resulta difícil de clasificar. Los ejemplos son muchos, 'Hot thoughts' (la canción) o la espectacular 'Whisperl'lllistentohearit', por ejemplo, son canciones que abrazan a ratos un sonido oscuro para luego despegar entre guitarras y teclados, 'Can I sit next to you' se mostrará más juguetona e incluso funk, 'Do I have to talk you into it' o 'First caress' regalan una pasada más cargada al rock, 'Pink up' o el extraño cierre a cargo de 'Us' se dan el lujo de experimentar un tanto con sonidos y ambientes mientras que 'I ain't the one' se muestra más íntima acompañando voces únicamente por teclados y baterías programadas. La banda dispara hacia muchos lados y en todos queda bien parada...

Como sea, de todo nos encontramos en Hot thoughts, un álbum que a ratos es pop, a ratos rock pero que, por sobre cualquier etiqueta, durante toda su extensión se muestra inquieto, creativo y bien arreglado. Insisto, de lo bueno que oiremos durante el presente año...

4.0 // Excelente!

martes, 11 de abril de 2017

Memoriam : For The Fallen (2017)


Cuesta siempre comentar un álbum de una banda que "ya hizo lo suyo" en la música. Y es que esperar que tras más de veinte años de carrera, los ex miembros de Bolt thrower inventen la rueda embarcados en este nuevo proyecto titulado Memoriam es, por lo bajo, un exceso de ingenuidad. Sabido es que tras la muerte de Martin Kears (histórico baterista de la agrupación) los miembros de la banda publicaron que ya no habría más Bolt thrower y que de hecho este emprendimiento respondía a una especie de tributo que decidieron rendir a su viejo amigo (la portada declara intenciones). Si consideramos además que For the fallen es el primer álbum de estos miembros en más de diez años (lo último juntos data de 2005), digamos que no esperábamos demasiadas sorpresas para el disco, y bueno, por ahí ha ido el asunto...

Apegados al libreto, Memoriam nos entrega así un correcto álbum de death (algo repetitivo quizás) que intercala temas lentos pero de mucho peso ('Memoriam', 'Reduced zero') con otros dinámicos que traen a la memoria el característico sonido de Bolt thrower ('War rages on', 'Corruptep system'). El disco contiene solo ocho piezas aunque la mayoría se extiende por sobre los siete minutos, la banda responde técnicamente a las exigencias y Karl Willets en las voces, pese a sonar evidentemente más desgastado que en el pasado, logra convencer con su energía. 

For the fallen funciona entonces como un disco honesto, que seguramente entrará en gracia entre los amantes del género pero honestamente no descubre nada nuevo (ni tampoco pretende hacerlo). Se extraña algún giro interesante o un solo demoledor en medio de una seguidilla de riffs pesados aunque por lo general monótonos (tampoco la ruidosa producción ayuda mucho), pero con todo, digamos que para ser el debut de un proyecto, el disco está bien... 

3.0 // Bueno, cumple.

sábado, 8 de abril de 2017

Jamiroquai : Automaton (2017)


Los extrañábamos. Tras siete años de silencio (si, siete años!), los ingleses de Jamiroquai están de regreso. Leyendas de los años 90, los liderados por Jay Kay supieron construir un nombre en base a un sonido característico que bebía influencias de distintas fuentes, gran parte de ellas relacionadas con el mundo del funk. Su último trabajo, Rock light dust star (2010), funcionó de hecho como un álbum purista en donde retomaban de cierta forma sus raíces. Resultaba esperable por tanto el que en una siguiente entrega realizarán algún tipo de giro en su sonido y aquello es lo que efectivamente han hecho en Automaton, un álbum que coquetea con fuerza con la electrónica e intenta conectar de alguna forma con el mundo del pop actual. 'Automaton' (la canción), de hecho, aquel fantástico tema (y uno de los mejores que oíremos en este 2017) que funcionó como adelanto del álbum, contenía una producción que por momentos olía descaradamente a Daft punk y similares, ahora, con el disco completo entre nosotros desde hace casi dos semanas podemos comprobar que gran parte de este insiste sobre aquel sonido, aunque lamentablemente con mucho menos éxito en la mayoría de los casos.

Funciona eso si la primera parte del álbum, ahí cuando la banda apunta al funk contagia y maravilla. En 'Shake it on', por ejemplo, tal como en la mencionada 'Automaton' logran dar con la tecla precisa al combinar sutiles guitarras con teclados y una invitación a la pista de baile que resulta imposible de rehusar. Algo similar ocurre con 'Superfresh' mientras que 'Cloud 9' baja las revoluciones y recuerda gratamente al Michael Jackson del Off the wall. Sin embargo, es en la pasada por 'Hot property' + 'Something about you' cuando el álbum comienza a flaquear, básicamente a causa de la falta de sorpresa y quiebres interesantes, lo cual se verá reforzado (en un mal sentido) por toda la seguidilla de temas que continúan sonando, cual de todos más monótonos o derechamente intrascendentes ('Night out in the jungle' claro ejemplo). Hacia el final el asunto repunta con el movimiento de 'Vitamin' y 'Carla' pero estas llegan demasiado tarde, tras más de veinte minutos de completa monotonía que dejan la sensación de que ninguna producción moderna puede tapar la falta de ideas. 

Los extrañábamos, si, pero lamentablemente con el cariño no alcanza y tampoco con tres o cuatro canciones notables (que acá las hay), que en medio de un disco bastante irregular saben a muy poco tras casi una década de espera. Esperemos que puedan enmendar en una siguiente entrega, que ojalá llegue antes de 2024...

2.5 // Irregular

martes, 4 de abril de 2017

Mastodon : Emperor of Sand (2017)


Estaría bueno que aquellos que aún guardan esperanzas con el regreso de Mastodon a la música extrema fuesen abandonando el asunto de una buena vez. Que señales hay de sobra, y en dirección totalmente opuesta. En ese sentido, Emperor of sand no llega sino a confirmar el camino que la banda decidió trazar tras el fantástico Crack the skye (2009), una ruta marcada por un rock de estructuras tradicionales, coros reconocibles (sin guturales claro está) y melodías en general pegajosas. De ahí que el séptimo álbum de estos norteamericanos deba ser examinado dentro de aquel contexto, el de una banda que ya nada tiene que ver con aquella que golpeó la mesa a comienzos de siglo con discos tales como Remission (2002) o Leviathan (2004) y que hoy se dedica más que nada a estirar el elástico con lo que aún hay dentro del sombrero. 

Con todo, Mastodon se las arregla para regalar algunas vueltas en su sonido que suenan sin duda atractivas. Ahí tienes a 'Precious stones' , 'Scorpion breathe' o 'Word to the wise', canciones que entregan velocidad, dinámica y un trabajo de arreglos que roza el notable. Sin embargo, el resto se mueve entre melodías oscuras que desembocan en un coro ganchero ('Steambreather'), algunas que gracias a su oscuridad perfectamente podrían haber entrado en el mencionado Crack the skye ('Roots remain' o 'Andromeda', buenos ejemplos) u otras que se enmarcan dentro de el sonido más pop que la banda nos ha entregado al día de hoy ('Show yourself'). ¿Y el resto? Relleno...

Emperor of sand se muestra entonces como un disco predecible, que sostiene el camino iniciado en 2011 por The hunter y que dos años más tarde pese a sonar entretenido entregó ciertas señales de agotamiento en Once more 'round the sun. ¿Es esto necesariamente negativo? No, en lo suyo la banda continúa regalando "momentos", los tipos son excelentes músicos además por lo que se las ingenian para levantar temas desde la instrumentación, pero como global la verdad es que cada vez convencen menos. Eso sin mencionar el que desde 2009 cada disco viene siendo peor que su antecesor.

3.0 // Bueno, cumple (con lo justo)