VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

domingo, 7 de agosto de 2011

Morbid Angel - Illud Divinum Insanus (2011)

Morbid angel
Illud divinum insanus
2011


Han pasado exactamente dos meses desde el lanzamiento de uno de los discos más esperados del año en lo que a metal se refiere. Dos meses, tiempo suficiente como para haber oído muchísimo este Illud divinum insanus y formarse así una clara impresión acerca de él.

Y bueno, existían razones de sobra para esperar con ansias este trabajo. En primer lugar porque se trataba de Morbid Angel, una verdadera leyenda del death metal, la cual regresaba al estudio luego de 8 años de silencio. Por si fuese poco, este disco marcaba el regreso, tras 17 años de ausencia, de David Vincent al bajo y voz de la agrupación.

Finalmente el álbum vio la luz a comienzos del mes de junio instalando de inmediato la polémica. ¿Dije polémica? ¡Claro! Es que bien sabemos que en el mundo del metal salirse de lo establecido es condenado con crítica lapidaria. Y acá Morbid Angel definitivamente decidió jugar con fuego, tanto así que muchos han catalogado este trabajo como el St. Anger de Morbid Angel. Sinceramente no se si es para tanto.  

Illud divinum insanus consta de 10 canciones (además de una intro de 2 minutos que en realidad aporta poco), 6 de las cuales responden completamente a las expectativas de lo que habríamos esperado como regreso de esta histórica banda: velocidad, harto doble pedal, riffs demoledores y un David Vincent absolutamente brutal en las interpretaciones. Destacan acá las excelentes "Blades for Baal", "I am a morbid" o "Nevermore", aunque el nivel en general de las seis canciones mencionadas no decae jamás. ¿Donde está el problema entonces? En las otras 4: los experimentos. 

Los caballeros de Morbid Angel decidieron incorporar en el álbum cada cierto lapso de tiempo 4 piezas bastante curiosas. Ya la partida con "Too extreme!" es chocante. Una cosa media industrial que a la primera impacta, luego te acostumbras. En una linea similar se mueve "Destructors Vs The earth", una especie de tributo a Rob Zombie bastante poco logrado (¡excesiva su duración! Son 7 minutos en total, de los cuales al menos 4 tratan de un mismo golpeteo monótono). Ahora donde definitivamente se te cae el pelo es con "Radikult", por paliza la peor canción del disco. Una versión pobre del Marilyn Manson del Golden age of grotesque (2003). Malísima, ridícula, insultante. Para el final del disco suena "Profundis - Mea culpa", la que junto con la inicial "Too extreme" me parecieron de lo mejorcito del experimento. 

Entonces, valorable me parece la iniciativa por parte de la banda de sorprender y darle una vuelta al sonido tradicional de una banda de death metal, el problema es que si te la vas a jugar con algo tan radical tienes que salir bien parado y acá eso no ocurre. Los temas "novedosos" poseen una extensión innecesaria (7 minutos cada uno) por lo que terminan abarcando casi la mitad del trabajo, además de en escasos momentos lograr un nivel realmente satisfactorio. Esto termina dejándote una sensación algo amarga luego de oír el álbum. En definitiva un disco dulce y amargo, en donde la balanza tiende a inclinarse hacia lo positivo pero no sin agotarte la paciencia unas cuantas veces. Claramente un disco destinado a no pasar desapercibido. 

2.5 / 5 
Irregular



No hay comentarios:

Publicar un comentario