VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

viernes, 5 de diciembre de 2014

Simple Minds // Big Music // 2014

Refrescante.

En el universo de la música los escoceses de Simple Minds deben ser una de aquellas bandas que acabó por quedarse a medio camino de todo. Alguna vez, durante los años 80’s, tuvieron vocación de masas, eran tiempos en donde clásicos como “Don’t you (forget about me)” o “Alive and kicking” tuvieron llegada sobre los medios de difusión. Sobrevivieron incluso al complicado cambio de década poniéndose a tono en canciones como “She’s a river” o “Hypnotized”, sin embargo, algo faltó. Aquella explosión de genialidad que U2 logró entregar en combos tales como The unforgettable fire/The Joshua tree (1984/87) o los extraordinarios Achtung baby!/Zooropa (1991/93), Simple minds nunca la encontró. Para nadie es secreto que aquella eterna y odiosa comparación con los irlandeses siempre le jugó en contra a los liderados por Jim Kerr.

Ellos podrían haberlo dejado ahí, a mediados de los 90's, pero la banda se negó a morir. Es así como durante estos últimos veinte años (que no es poco!) los hemos visto deambular entre la sobrevivencia y el ostracismo, convirtiéndose cada vez más en una banda de nicho. Hoy son recordados más por los clásicos mencionados que por su extensa trayectoria,  y es altamente probable que las nuevas generaciones no sepan de que hablamos cuando se menciona su nombre. Así están las cosas…

En ese sentido me parece que Big music , su más reciente álbum tras cinco años de silencio, es el disco que Simple minds a estas alturas necesitaba. Un disco fresco, honesto, renovador incluso, y cuya propuesta musical es clara. 


Hablemos de las canciones. “Blindfolded” abre e impacta de entrada. De inmediato notamos por donde irán los tiros esta vez: un pop potente, que juguetea con las baterías electrónicas y una mezcla que privilegia fuertemente a los teclados por sobre las guitarras. Hay buena dinámica y Jim Kerr se saca 15 años de encima con tan solo un par de líneas, el comienzo es contagioso y prometedor. Más adelante encontraremos otros pasajes atractivos que invitan a subir el volumen, es el caso de "Big music" (la canción) , "Human",  "Concrete and cherry blossom" o "Imagination", canciones que nadan sobre un exquisito pop electrónico, dejando de lado la épica de otras épocas, pero que de todas formas encuentran buenos resultados. Ya en una linea más correcta, que cumple sin maravillar, aparecen "Midnight walking", "Let the day begin" o "Kill or cure", mientras que algunas caen demasiado pronto en el medio tiempo predecible, como es el caso de "Honest town" (extraño que haya sido escogida como primer single existiendo mejores temas en el disco) o "Blood diamonds".  

Estamos frente a un trabajo que comienza muy arriba, que en general se sostiene y cuenta además con una atractiva producción. Ahora, de igual forma, en el tema a tema es imposible no lamentar la ausencia de mayor explosión o algún remate de peso que acabe por cerrar los círculos (hay abuso del "fade out", por ejemplo). Hay buenas canciones pero a la banda vuelve a pesarle la falta de chispa a la hora de trabajar los temas al detalle.

En definitiva, no creo que exista fan de Simple minds insatisfecho con Big music, y para quienes desde hace rato les habíamos perdido la fe creo que el disco ha resultado refrescante. El álbum debe estar dentro de lo mejor que la banda ha entregado en estos últimos 25 años y se enmarca definitivamente en una de las gratas sorpresas (?) que nos ha entregado este 2014

3.5 // Muy bueno!

3 comentarios:

  1. Soy muy fan de SM desde que los conocí con 14 años a través del Street Figthing Years. De hecho, son mi banda de los 80 favorita. Big Music me ha gustado mucho. Quizás peca de tener un sonido algo mecanico (mucha programacion de ritmos) pero melodicamente es un acierto y por primera vez desde hace mucho tiempo (aunque Graffiti Soul y Cry me gustaron mucho) han entregado un disco muy consistente y homogeneo. Me alegro mucho de su vuelta.

    Respecto a la eterna e injusta comparacion con U2 creo que es algo trasnochado. Poco tuvieron que ver (es lo mismo Boy que Real To Real Cacophony, o War que New Gold Dream o Rattle And Hum que Street Figting Years??) pero la moda de entonces los emparentó. Yo tengo muy claro (conociendo al dedillo a ambos) con quien me quedo: Simple Minds. Ademas, siempre estuve mas cerca de Sons And Fascination o New Gold Dream que de The Joshua Tree o War.

    Un abrazo. Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi la comparación "U2/Simple Minds" nace en los 80's, cuando ambas bandas estaban en el rollo de la canción "épica/social" (Live Aid, Mandela y todo aquello). Si a eso agregas que en los 90's Simple Minds dio el giro hacia un sonido más oscuro y lo hizo luego de que a U2 la jugada le resultase, la comparación agarró más fuerza. Probablemente son coincidencias y, como mencionas, la comparación es injusta. Pero existe.

      Y bueno, a mi también me ha gustado mucho el disco.

      Saludos!

      Eliminar
  2. viven? ja.... lo último que recuerdo de ellos es la versión respetuosa del Sign of the times de Prince.... salu2...

    ResponderEliminar