VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

lunes, 25 de junio de 2012

The Smashing Pumpkins - Oceania (2012)

The smashing pumpkins
Oceania
2012


Los Smashing Pumpkins solo editaron 5 discos en su carrera, sin embargo, dejaron en el aire la sensación de haber sido grandes, muy grandes. Su gran obra maestra fue Mellon collie and the infinite sadness (1995), un monumental álbum doble con el cual Billy Corgan, el calvo lider de la agrupación, demostró al mundo el tremendo compositor que era aunque también elevó el ego del artista a niveles estratosféricos. Tras la edición de ese disco el hombre se sintió amo y señor de la banda al punto de acabar disolviéndola en el año 2000. Han pasado 12 años desde entonces y a Corgan lo hemos visto intentando brillar por diversas vías aunque siempre con resultados discretos. Sin embargo, esta vez, cuando ya nada se esperaba de él, nos ha sorprendido gratamente con Oceania, su nuevo proyecto.

Este no es un disco de los Smashing Pumpkins, solo posee la marca. Se trata de Corgan acompañado de 3 músicos contratados para ejecutar su obra, sin embargo, ciertos elementos característicos del sonido de los primeros discos de los Smashing Pumpkins (Gish y Siamese dream basicamente) si están presentes en el trabajo y vaya que se agradecen. Oceania suena fresco, potente y no tan cerebral como los anteriores trabajos de Corgan. 

El album comienza con todo. A "Quasar" y "Parnopticon" le sobra energía y fuerza, lo cual se conjuga con un gran trabajo melódico. Por cierto, Billy suena más nasal que nunca. Como mencionaba anteriormente, las guitarras recuerdan muchísimo los primeros discos de la banda. "The celestials" juega a ser la canción himno de este disco y mal no le va. Comienza acústica para crecer con los minutos en instrumentos y formas. Bello tema. Posteriormente la dupla "Violet rays" / "My love is winter" logran que el disco vuele alto (para mi este es el mejor momento del disco), Corgan logra emocionar como hace mucho no lo hacía gracias a un trabajo de arreglos impecable. 

La mitad del disco llega con los teclados que marcan el paso de "One diamond, one heart", buen tema pero algo frío y mecánico en relación a lo que venía sonando. En la misma linea sonora se mueve "Pinwheels" aunque con mejores resultados gracias a su excelente trabajo instrumental. "Oceania" es una de esas canciones largas que Corgan disfruta componer de vez en cuando. Muy personal e íntima, me recordó a The Cure por instantes gracias a esos teclados que arman muy bien el ambiente de fondo. Gran momento del disco que se ve rematado con la calma de "Pale horse", una canción que perfectamente podría haber sido incluída en Adore (1998), el álbum más sentido y romantico de los Pumpkins.

Corgan no quiso agotar esta vez, de ahí que para la recta final del álbum se retoman las guitarras. "The chimera", "Glissandra" e "Inkless" traen de regreso la energía y renuevan el alma de este disco, el cual se cierra en paz con "Wildflower"

Lo de Billy Corgan es una lucha constante con su pasado. Tiende casi a renegar de sus obras noventeras y se encargó durante la promoción de Oceanía de repetir una y otra vez que el disco no sonaría como aquellos discos. Tenía razón, Oceania no es un álbum nostálgico y en ese sentido me saco el sombrero por el compositor, quien insiste en mirar hacia adelante, en otras ocasiones no le había apuntado pero acá hay que reconocer que logró armar un trabajo sólido en general y con momentos particularmente brillantes. 

4 / 5 
Excelente


Gracias como siempre por visitar y no olvides valorar la crítica acá abajo. 

2 comentarios:

  1. Tenia cierta expectativa sobre este album despues de escuchar Quasar, Parnopticon y Oceania en su presentacion del Rock In Rio Lisboa. Creo que es lo mejor que hizo el pelado desde la saga Machina.
    Has escuchado el nuevo de James Iha?

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Si, comparto tu comentario. Esto es lo mejor que ha hecho Corgan desde los Machina... por paliza.
    No he escuchado a James Iha. Lo buscaré! Gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar