VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

lunes, 27 de junio de 2016

Red Hot Chili Peppers // The Getaway // 2016

No levantan ni con palanca. 

Dentro de la discografía de Red hot chili peppers puede que I'm with you sea considerado un álbum menor, sin embargo escuchándolo al día de hoy sigue sin parecerme el desastre que muchos apuntan (sobretodo los fans de John Frusciante), de hecho! si me apuran creo que canciones como 'Monarchy of roses' o 'Factory of faith' entrarían en un compilado personal armado con buenos temas de la banda (e incluso me la pensaría con 'Brendan's death song'). Ahora, de que en aquel disco de 2011 se percibía un potente perfume a naftalina, ni hablar, el hecho era innegable: los red hot de golpe se volvían mayores. Y que mejor confirmación de lo que menciono que el presente de la banda, disco cada cinco años y respectiva de promoción, digamos, el trámite típico de las bandas dinosaurio...

Se suele afirmar que la primera década de una banda, por razones evidentes, suele ser la mejor creativamente hablando (por algo la mayoría deja el negocio tras su tercer o cuarto álbum). Posteriormente algunas encuentran un segundo aire que les permite mantenerse con vida por un tiempo más e incluso conectar con nuevas generaciones (ahí tenemos la pasada por Californication + By the way en el caso de Red hot chili peppers), pero la tercera década siempre es difícil, lo ha sido para todos. Volver a encontrar tu momento, enfrentarte con la madurez, asumir que ya no eres un adolescente en cuerpo de hombre y todo eso, golpea fuerte en una banda. Aquello particularmente le ha costado a los de Anthony Kiedis, y ni siquiera incorporando sangre nueva en las guitarras (un tímido Josh Klinghoffer) o haciéndose asesorar en la producción por Danger Mouse han logrado (re)encontrar su centro.

Quien haya aguantado mis dos párrafos anteriores seguramente habrá anticipado hacia donde voy: no me ha gustado The getaway, me ha resultado realmente un disco soso y poco atractivo. Aplaudo el que la banda se mire al espejo y comprenda que no está para seguir emulando un Blood sugar sex magic e incluso un Californication. Bien ahí, en la intención de hacer algo diferente y reposado, el problema es que la jugada les ha quedado mal por la simple razón de que las ideas están escaseando demasiado en el seno de la banda, lugar donde la ausencia de John Frusciante se ha tornado más que evidente. 

Los primeros acordes de 'The getaway' (la canción) me recordaron muchísimo el inicio de Comedown machine, el último álbum oficial de los Strokes, El mismo sonido retro y aparentemente desnudo, con un bajo que marca los tiempos y guitarras que se asoman tímidamente. El tema se sostiene únicamente en su melodía y pese a que carece de explosión, cumple. También logra su objetivo 'Dark Necessities', una de las pocas canciones del álbum que logra quedarse en tu cabeza más allá de sus minutos de duración. Sin embargo, la pasada por 'We turn red' se oye floja, con muy poco que decir fuera de su bonito coro, lo mismo con 'Sick love' o 'The longest wave', canciones que piden a gritos algo más de energía, algo que las despierte del letargo en que caen, otras como 'Goodbye angels' o 'Go robot' suenan algo más divertidas, en la primera el bajo de Flea nos regala una pequeña explosión que se agradece y en la segunda escuchamos por primera vez en el álbum la guitarra de Klinghoffer, que hasta el séptimo tema brilla por su ausencia. 

Entrando en el recta final del álbum aparece 'Detroit' + 'This Ticonderoga', dos que así como 'Dark necessities' se encuentran en un nivel rescatable, digamos, al menos por la energía que desprenden, lo mismo con 'The hunter', que en su minimalismo consigue generar algo de emoción.  Y por ahí se termina yendo The getaway, cuatro o cinco temas entre trece, más una idea poco lograda e interpretaciones individuales, en general, nada significativas.

En 2016 Red hot chili peppers firma su peor trabajo en mucho tiempo, uno que confirma un declive creativo que esta vez ni con palancas externas han logrado ocultar. Duele escribirlo, eh? Que a estos tipos uno los ama y les guarda un agradecimiento inmenso, pero las cosas como son.

2.5 // Nada especial



Otras reseñas de Red hot chili peppers:
2011 // I'm with you
1995 // One hot minute 

2 comentarios:

  1. RHCP es de esas bandas que marcaron mi infancia y adolescencia, y aunque no esté a la altura de Radiohead (hey que Nigel Godrich masterizó este álbum!) me es difícil escucharlos críticamente. Es muy difícil para las bandas reinventarse o salir de su lugar cómodo, hay pocas que se atreven y son menos las que salen victoriosas. No he escuchado este álbum más allá de los singles que sacaron y no me calentaron mucho, igual como los del I'm with You y Stadium Arcadium no lo hicieron en su momento, pero con los años son dos discos que me encantan. Aunque sea más de lo mismo, RHCP es de esas bandas que haga lo que haga a sus fans va a dejar felices (como me pasa con The Strokes, me gusta el Comedown Machine y el otro hijo bastardo), más aún si eso significa una gira y tenerlos por aquí!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, claro. Es el tema con los fans, tal como lo mencionas, que lo que hagan las bandas lo encontrarán bueno. Y no veo problema con aquello, la música está para quien quiera disfrutarla o quien sienta algo con ella. Pero como yo no soy fan de nada, sino que solo un admirador de muchos artistas y momentos, cuando algo no me llega, nada que hacer, lo digo y admito. No creo que se acabe el mundo porque una banda que uno quiere mucho saque un mal disco.

      Saludos! Gracias por opinar.

      Eliminar