VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

viernes, 16 de agosto de 2013

White Lies // Big TV // 2013

Un paso adelante

Hablar de White lies es hablar del legado de Joy division. Y es que durante sus primeros dos álbumes, To lose my life (2009) y Ritual (2011) la banda no temió el exponer su principal influencia sonando a momentos casi como un calco de la banda liderada por el fallecido Ian Curtis. Es cierto, existieron otros que también realizaron algo similar durante la pasada década (Interpol por ejemplo), sin embargo, lo de White lies de cierta manera sobrepasó los límites. De ahí que la crítica se ensañase con la agrupación tratándola casi como un pariente pobre dentro del post punk revival y mencionando majaderamente su falta de identidad. 

Ahora, con todo esto, en lo personal Ritual no me pareció un mal disco. Le habrá faltado regularidad pero canciones como "Is love", "Strangers", "Bad love" o "Biggher than us" me siguen pareciendo al día de hoy verdaderos temones, gloriosas melodías que daban muestra de que esta banda tenía materia prima para lograr algo mejor. Y bueno, Big TV efectivamente llega para consagrarse como el mejor disco de White lies hasta ahora, un álbum que sin lograr maravillas al menos da suficientes señales de madurez como para seguir creyendo en ellos. 

Lo habían anticipado sus integrantes y así ha sido: Big TV es el álbum más melódico que White lies ha editado. Un disco que claramente va en busca del gancho, de canciones inmediatas que conecten con un público más universal que el que habitualmente los escucha. El camino es similar al que buscó seguir Editors con The Weight of your love (uno de los fiascos más grandes que seguramente oiremos este 2013), sin embargo, los White lies lo han hecho bien, en primer lugar conservando la esencia de su sonido, logrando no sonar forzados y en segundo lugar, encontrando una seguidilla de buenas canciones que por primera vez en la historia de la banda te invitan a escuchar el disco completo. 

"Big TV" (la canción) y el excelente single "There goes our love again" funcionan como una sola en el comienzo del álbum, donde la dinámica, contagiosos coros y los teclados se toman el disco. Más adelante "Mother tongue", "Getting even" (una de las mejor logradas del disco)  y "Be your man" (otro gran momento) sonarán en la misma linea, es decir,  pop cargado de new wave y velocidad. Entre todas estas aparecerán algunos medios tiempos tales como "Tricky to love" o "First time caller" y una balada bastante sentida como es el caso de "Change", entregándole de esta manera diversidad a un disco que, como dije anteriormente, no agota todas sus fórmulas en los primeros temas.   

Me gusta White lies, no hay caso. En cada uno de sus discos me he encontrado con 4 o 5 temas destacados pero en este caso, además de las particularidades, nos encontramos con un álbum que en el global también funciona. 

3.5 / 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario