VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

martes, 29 de marzo de 2016

Amon Amarth // Jomsviking // 2016

Cada vez menos interesantes.

Hay discos de los que cuesta escribir. Pasan semanas, los escuchas y escuchas buscando encontrar las palabras precisas que permitan a un lector cualquiera hacerse una buena idea acerca de la propuesta que se presenta. Sin embargo, hay otros que no, y Amon amarth lleva un largo rato dejándole la tarea bastante fácil a los bloguers, editando discos en general faltos de sorpresa y sencillos de comentar. 

Lo mejor para los suecos estuvo cerca de una década atrás, años en donde la banda editó un notable Twilight of the thunder god (2008) y pareció haber dado con la fórmula precisa. De hecho, tan así fue el asunto que a partir de ahí decidieron estancarse en dicha zona de confort. Ha pasado el tiempo, tres discos con este y no vemos en Amon amarth el más mínimo amago por escapar del death melódico que suelen desarrollar. Y siendo fieles a la verdad hay que decir que los tipos en lo suyo son buenos aunque claro, cansan. 

Jomsviking entrega entonces precisamente lo que todos creíamos que entregaría un nuevo disco de Amon amarth: una buena producción, mucho doble pedal, guturales por montón, estructuras sencillas y comerciales. Si vienes siguiendo la carrera de la banda probablemente sientas que este disco mejora la oferta en relación a lo que fue Deceiver of the gods (2013) aunque tampoco ofrece demasiado como para ilusionarse con un futuro más interesante. 

Un disco más en la carrera de Amon amarth, tiene sus momentos a gusto de consumidor, yo me quedo con 'Wanderer' o la velocidad de 'One against all', pero jamás escapa de la fórmula obvia y predecible. Con todo, el disco tiene uno que otro momento agradable que logra, sobretodo en su primera mitad, engancharte en el viaje.
3.0 // Bueno, cumple.

Otras reseñas de Amon Amarth:

No hay comentarios:

Publicar un comentario