VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

sábado, 3 de mayo de 2014

Prong // Ruining Lives // 2014

Tan potente como monótono. 

El drama del one hit wonder. En spotify la canción de Prong que presenta más reproducciones es (¡por supuesto!) el clásico noventero "Snap you fingers, snap your neck", son 484 mil reproducciones, cifra muy lejana a las 10 mil que presenta la siguiente en la lista. Así ha sido la historia de una banda que ha tenido que cargar durante 15 años con la mochila del éxito pasajero y vivir a causa de esto bajo la indiferencia del mundo entero. Muy pocos recuerdan a Prong y los menos están enterados de su presente, pese a que en 2012 editaron un muy buen disco titulado Carved into stone. Y bueno, este 2014 los tipos están de regreso con un nuevo puñado de canciones que pretenden apuntar directo a la vena del rockero aunque, hay que decirlo, esta vez los resultados no han logrado ser tan satisfactorios como ocurrió con su antecesor. 

Siendo claros, Ruining lives trabaja el sonido que Prong desarrolló en Carved into stone con la diferencia de que en esta ocasión las revoluciones se encuentran algo más aceleradas. El peso de las guitarras se conserva, hay más velocidad y doble pedal pero al mismo tiempo menos diversidad en el sonido. De hecho, basta oír la partida a cargo de "Turnover", seguida de "The barriers",  "Windows shut" y "Remove, separate self"para comprobar que el asunto se viene veloz, directo y que no pretende dar demasiada tregua al oyente echando mano a un rock de estructuras tradicionales (los coros son muy reconocibles) pero que al mismo tiempo derrocha energía. La primera pausa del trabajo llegará con "Ruining lives" (la canción), probablemente uno de los temas más interesantes del disco y que sorprende con los cambios que posee, sin embargo, pasando el nudo del álbum este retoma la velocidad y de ahí no vuelve a salir. Dentro de la recta final "Come to realize" es lo único diferente en medio de cuatro o cinco canciones bastante similares e incluso monótonas.   

No es un mal disco este Ruining lives pero claramente muestra señales de agotamiento por parte de una banda que parece resignada frente al anonimato constante que ha acompañado su carrera. El álbum cuenta con potencia suficiente como para sonar a ratos atractivo pero el problema es la monotonía y falta de sorpresa. La pregunta ahora es evidente: ¿existirá al interior de Prong fuerza suficiente como para reinventarse a estas alturas o el asunto llegará hasta acá? El tiempo hablará.

3 / 5
Bueno, cumple.


Otras reseñas de PRONG:

No hay comentarios:

Publicar un comentario