VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

viernes, 4 de abril de 2014

Kaiser Chiefs // Education, Education, Education & War // 2014

Sobreviven sin pena ni gloria

Impresiona el como se han ido desinflando algunas bandas durante estos últimos años. Que se yo, Franz Ferdinand, The Killers, Keane o Kaiser Chiefs (no meto en este saco aún a The Strokes ya que todavía guardo esperanza con ellos). Y es que bueno, está claro que no todos podían ser Arctic Monkeys y mal que mal esto ha sucedido desde siempre, agrupaciones que encajan un par de buenos discos pero no logran madurar de buena forma. En el caso de Kaiser chiefs desde hace rato venimos presenciando el fenómeno de una banda que , ya sea por temor o incapacidad, se niega a crecer. Es como si  The Beatles hubiese seguido toda su carrera componiendo canciones como "Love me do" o "I saw you standing there".

Education, education, education & war (hasta el título cansa) es un álbum compuesto con manual en mano. ¿Y que dice el manual? Que el primer tema debe ser ganchero, de esos que divierten. Y ahí entra "The factory gates", rock golpeado, de mucha dinámica que seguro en un recital divertirá. Luego tiene que venir el medio tiempo y ahí tienes la simpática "Coming home". Posteriormente le meten acelerador al disco, "Misery homes" divierte con sus golpeteos militares y sus "ah ah ah ah ah !!!" mientras que "Ruffians on parade" es de lo más hiperquinético del álbum. ¿Y cómo sigue el manual? ¡Claro! Luego de varias rápidas tiene que venir una pausa y ahí suena "Meanwhile, up in heaven", un medio tiempo muy armónico que posee buen coro. Llegamos a la mitad del disco sin demasiados reparos, las canciones son agradables y pegotes (mejoran lo realizado en el anterior disco) pero de sorpresa y ambición, nada. 

Y bueno, como suele suceder en este tipo de trabajos, la segunda parte trae el relleno y funciona como un calco de la primera. "One more last song" y "Bows & arrows" son las rápidas, "My life" y "Roses" las lentas. Lo más destacable para mi está en los seis minutos de "Cannons" (que en realidad son cuatro, ya que hay dos minutos de diálogos), el único tema en todo el disco que sorprende un poco (solo un poco) en su estructura gracias a un buen quiebre que posee a medio tema. Lo otro positivo de esta parte final es que termina pronto, son solo diez canciones en total, lo cual (dado lo monótono que se vuelve el asunto hacia el termino) se agradece. 

En síntesis,  Kaiser chiefs insisten en sonar divertidos y adolescentes, se han estancado en una posición cómoda que les permite seguir con vida y mantener a su fanaticada de base. Han pasado diez años ya de aquel "I predict a riot", un clásico instantáneo que seguimos oyendo al día de hoy en las radios y tal parece que la banda, consciente de que no poseen mucho más que aquello, se ha terminado conformando con repetir la fórmula una y otra vez. En el fútbol hay un dicho: "cuando no se puede ganar es bueno no perder" y bueno, ahí están los Kaiser chiefs, con manual en mano intentando al menos no perder.    

2.5 / 5 
Te arriesgas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario