VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

miércoles, 16 de abril de 2014

St. Vincent // St. Vincent // 2014

Radiante pop

Annie Erin Clark (a.k.a St.Vincent) debe ser, en lo que a música respecta, una de las damas más interesantes que ha parido la última década. Una mujer que disco a disco ha ido mejorando el nivel y lo mejor de todo es que lo ha hecho trabajando bajo sus propios esquemas, sin entregar concesiones a nadie, ni siquiera a sus propios fans. Y si Strange mercy (2011) o Loves this giant (su colaboración en 2012 con David Byrne) estuvieron bien, este nuevo álbum homónimo está mejor aún, St. Vincent (el álbum) se consagra para mi como lo mejor que esta hembra nos ha entregado en sus siete años de ascendente carrera. 

El disco comienza en plan contagioso, dueño de un pop radiante. "Rattlesnake" y "Birth on reverse" son electrónica, sucias guitarras y la voz de Annie completamente distorsionada. Más adelante sonarán otras en esta misma linea, un pop muy elegante que encuentra magníficos coros y trabaja arreglos que no repiten demasiado las fórmulas de modo que el asunto no agota. "Digital witness" es el tema que me encantaría oír hoy en las radios, en "Regret" escuché los caminos que ojalá Bjork se hubiese decidido a recorrer algún día mientras que "Bring me your loves" es tan agresiva como sexy. 

No todo es movimiento y existirán en el álbum momentos de calma, adorable calma. Ahí suenan las bellas atmósferas de "Prince Johnny", un tema en donde Annie se luce con los vaivenes de su voz, o "I prefer your love", otro momentazo que me recordó a esa Madonna oscura del Ray of light (1997), tanto en el sonido como en la interpretación. 

Finalmente, incluso en los momentos de relleno, instantes en donde el disco por primera vez comienza a repetir recursos, el asunto sigue funcionando. Es el caso de la golpeada "Psychopath", la juguetona "Every tear dissapears" o el cierre a cargo de la balada "Severed crossed fingers". 

Estamos frente a un disco bien compuesto y que individualmente funciona sin problemas, buenas canciones hay (y muchas!), todas trabajadas al detalle logrando evidenciar el que St. Vincent se encuentra viviendo su mejor momento creativo, sin embargo, al disco le falta "algo", una que otra explosión particular que lograse catapultar al trabajo a una categoría mayor y acercarlo a la real excelencia (donde se encuentra un Homogenic de Bjork, volviendo a citar a la islandesa). 

Da la sensación en todo caso de que está todo dado para que St. Vincent reviente definitivamente en un siguiente trabajo, acá nos ha entregado un disco equilibrado y de primer nivel, lo que no es poco.

3.5 / 5
Muy bueno !


No hay comentarios:

Publicar un comentario