VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

viernes, 8 de noviembre de 2013

Arcade Fire // Reflektor // 2013

Víctimas de su propia audacia

No vamos a descubrir hoy lo inclasificable que resulta ser Arcade Fire, una banda de la que normalmente no se sabe bien que esperar. Debutaron en grande con Funeral (2004) , el cual de acuerdo a mi opinión debe ser junto con In rainbows (2007) de Radiohead el mejor disco de la década pasada, pero a partir de ahí los tipos jamás se han estancado, para bien y para mal. Algunos habrán disfrutado más o menos con sus siguientes discos (Neon bible/2007 y The suburbs/2010) pero nadie puede desconocer el que Arcade fire es una de esas agrupaciones que trabaja sin concesiones y funciona bajo sus propios moldes. De ahí que el bicho raro que nos acaban de entregar como nuevo disco no debería sorprendernos en absoluto, lo tomamos o lo dejamos, pero Arcade fire no compone pensando en el que dirán, asunto que esta vez se ha visto expuesto al máximo. 

Y bueno, con Reflektor me parece que han terminado siendo víctimas de su propia audacia. Es un disco doble que no daba para tal, un álbum que con 15 minutos menos habría resultado fantástico, con 3 o 4 piezas menos habría sido candidato claro a disco del año pero lamentablemente no ha sido así, los tipos han decidido lanzar todo a la parrilla y han terminado saturando un trabajo que durante su primera mitad se percibía como fabuloso. 

Ya conocíamos desde hace un tiempo "Reflektor" (la canción), un tema increíble. Un single de 7 minutos cargado al baile, con teclados, guitarras, vientos e incluso un David Bowie metiendo lineas por ahí, simplemente perfecto. El disco abre con ella y continua con "We exist", más cargada al rock y muy efectiva en el global, de mis favoritas del álbum, luego los sonidos tropicales/bananeros se toman el álbum con la dupla "Flashbub eyes/ Here comes the night time", excesivo quizás pero nuevamente funciona. Sin embargo, tras el frikerio viene una pasada algo más tradicional a cargo de "Normal person/ You already know", ambas son puro rock, la primera eléctrica y dinámica, la segunda más acústica pero las dos siguen dejando al álbum bien parado. Finalmente, el primer CD cierra con los cambiantes ambientes de "Joan of arc", aires punkoides se pasan a los teclados y a la calma, es otro temón. De esta manera no existen reproches ni reparos con respecto a los primeros 35 minutos de música, es Arcade fire en su máxima expresión, llenos de talento e inspiración. A esto solo había que agregarle tres temas y teníamos disco del año... cosa que no ocurrió. 

El CD 2 abre con "Here comes the night time II", dos minutos que aportan bastante poco pero que se entienden como una especie de introducción para lo que sonará a continuación: los excesos. "Awful sound" , "It's never over" y "Porno" deben ser los 18 minutos más eternos y desesperantes que he vivido en mucho tiempo. Eterno, no hay otro término que defina mejor este pasaje del álbum. Lento, espeso, monótono, los tipos (y las tipas) se masturban frente a nosotros y pretenden que a aquello le llamemos arte. Del final del disco a cargo de "Supersymmetry" ni hablar, otro chiste de mal gusto. El letargo en el que cae esta segunda parte del álbum solo es interrumpido por los 6 minutos de "Afterlife", el único momento de lucidez que acá se presenta y lo único que logra conectar de manera coherente con el primer CD. Lamentablemente 6 minutos no alcanzan para rescatar 30 por lo que el disco finaliza dejándonos una extraña sensación, como cuando algo se arruina de un momento a otro sin que lo vieses venir. 

No se puede calificar un disco por lo que pudo haber sido. Reflektor es un disco doble, con 12 piezas de las cuales 7 son fantásticas y 5 un absoluto desperdicio de tiempo, todas concentradas hacia el final del álbum por lo que el viaje resulta incompleto. Sin embargo, con Arcade fire no hay derecho a queja, tal como dije en un comienzo, los tipos en este álbum siguen siendo lo que siempre han sido, lo tomas o lo dejas. 

2.5 / 5
Irregular 


No hay comentarios:

Publicar un comentario