VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

miércoles, 22 de marzo de 2017

Depeche Mode: Spirit (2017)


A estas alturas no hablamos de ningún secreto: pese a que la banda ha logrado sobrevivir durante estas últimas dos décadas con dignidad, los mejores tiempos para Depeche mode han quedado muy atrás en el tiempo. Y no pasa nada, eh? Que es hasta normal. Los ingleses realizaron un innegable aporte a la historia de la música durante sus primeros diez a quince años años (aquello no se los quita nadie) y lo demás se ha limitado más que nada ha sostener el legado, en ocasiones generando ilusión entre el respetable (Playing the angel, 2005) o aveces rozando la intrascendencia (Exciter, 2001). En ese sentido, durante el Siglo XXI la irregularidad ha sido tónica para Depeche mode y Spirit no escapa de aquel concepto. Y es que si Delta Machine (2013) representó un alza respecto a lo que fue Sounds of the universe (2009), esta nueva entrega vuelve a representar un bajón dentro de su discografía...

No deja de ser curioso el como la música de Depeche mode ha ido perdiendo ánimo durante los últimos años, limitando las alzas a uno que otro single ('Wrong', por ejemplo) pero en general moviéndose sobre melodías oscuras y apagadas. En ocasiones esto ha funcionado (Delta machine contenía muchas canciones lentas que de todas maneras funcionaban) pero en Spirit claramente se les ha ido la mano con los ambientes, al punto de que un single como 'Where´s the revolution', que en una primera mirada me pareció bastante pobre, en el contexto del disco aparezca (junto con 'So much love') como lo más luminoso que este contiene. 

El resto del álbum deambula entre melodías bastante apagadas y lánguidas donde incluso agradables insinuaciones (como las que se viven con 'The worst crime', 'Cover me' o 'Poison heart') se pierden a causa de la falta de gancho o el abuso de estructuras repetitivas, y otras que derechamente son intratables (toda la recta final, desde 'Poorman', es un tedio). Cuando la banda intenta subir un poco la intensidad ('Scum' o 'You move') no logra enganchar por lo mismo, la falta de inspiración y quiebres realmente interesantes siendo la estructura in crescendo de 'Going backwards' lo único que Spirit nos ha dejado como legado en su regreso. 

Y no hay más, tocaba en 2017 disco de Depeche mode y el resultado ha sido discreto, ni siquiera malo, sino que peor aún: insípido. 

2.5 // Irregular

Otras reseñas de Depeche Mode:

No hay comentarios:

Publicar un comentario