miércoles, 13 de diciembre de 2017

Bjork : Utopia (2017)


A dos años de la edición de Vulnicura, registro donde Bjork decidió plasmar y exponer su dolor frente a su (ya no tan) reciente separación, la islandesa regresa con ánimos renovados, en un tono más optimista aunque musicalmente dando continuidad al camino que viene recorriendo desde hace un buen rato. Se entiende por tanto este Utopia como una perfecta segunda parte de Vulnicura, una donde desea mostrar un presente esperanzador y en donde el dolor ha servido como vía para la superación, así expresa de hecho en la letra de 'The gate': "Mi sanado pecho herido . Transformado en una vía donde recibo amor, donde entrego amor...", pieza clave para entender el décimo álbum de la vocalista.

No lo vamos a descubrir hoy: Bjork es una artista que se encuentra por sobre el bien y el mal. Nos podrán gustar más o menos sus recientes trabajos pero nadie puede negar a estas alturas su categoría de artista completamente genuina. La islandesa lleva un tiempo importante escribiendo para si misma, utilizando su música como terapia de crecimiento, sin realizar concesiones y trabajando bajo estándares propios. Y las pruebas las encontramos a lo largo de este álbum. En 'Arisen my senses' encaja sobre cuerdas lineas vocales que van siempre a destiempo, en 'Blissing me' o en los notables diez minutos de 'Memory body' se suceden monotonamente una serie de estrofas sobre delicados arreglos, en 'Utopia' (la canción) la vocalista intercala en medio de flautas y ruidos de pájaros unos cuantos versos + coros donde cuesta encontrar cuando terminan unos y comienzan otros, y así, tema a tema el viaje se muestra tan honesto como desafiante con el auditor. Olvídense de las estructuras tradicionales, Bjork ha vuelto a regalar una propuesta que no sabe de convencionalismos. 

En materia de arreglos el álbum está marcado por la presencia de un conjunto de flautas, arpas y los beats desencajados de Arca, músico venezolano que ya había colaborado con Bjork en Vulnicura pero que en esta ocasión ha adoptado mayor protagonismo tanto en la creación como grabación de Utopia, de hecho, comparte créditos en prácticamente todo el disco. La asociación me parece rinde frutos notables pasando el nudo del trabajo, cuando en temas como 'Courtship' o 'Losss' la electrónica se funde entre explosiones en absoluta naturalidad con vientos y sonidos, aunque también cabe comentar que al disco le sobran minutos, canciones como 'Sue me' (donde se lanza sin asco y sin pudor contra su ex) , 'Claimstaker' o 'Future forever' redundan demasiado volviendo el álbum algo difícil en su recta final. 

En definitiva: honesta, visceral, atrevida y única. En 2017 Bjork mejora la oferta en relación a Vulnicura, que a su vez ya había dado un salto importante respecto al discreto Biophilia, es decir, Utopia nos deja la sensación de que en las latitudes donde ha decidido moverse, muy lejos del pop y estructuras tradicionales, la islandesa crece y no parece por visualizar techo...

3.5 // Muy bueno!

Otras reseñas de Bjork:
2015 // Vulnicura
2011 // Biophilia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario