VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

lunes, 15 de junio de 2015

Muse // Drones // 2015


Hay quienes afirman que tras una década de existencia es muy difícil que una banda siga componiendo material de primer nivel, y en el caso de Muse esta máxima parece aplicarse a cabalidad. También pesa mucho en los liderados por Matt Bellamy el pronto ascenso que vivió su discografía, para algunos su mejor momento fue alcanzado en 2006 de la mano de su cuarto álbum, Black holes and revelations, mientras que los más puristas se quedarán con Absolution (2003) e incluso con Origin of Symmetry (2001), pero independiente de los gustos personales creo que todos coincidiremos en que a partir de ahí le ha costado la banda el generar consenso entre los amantes de la música. Sin embargo, independiente de los reparos que podamos tener frente a lo que fueron tanto The resistance (2009) como The 2nd law (2012) hay algo que nadie puede negar de ambos: había propuesta. Buena, mala, irregular, deficiente, comercial, lo que quieran, pero los tipos compusieron un disco e intentaron sorprendernos con el. Aquella ambición se extraña en Drones, el primer disco en la carrera de Muse en que se percibe a una banda absoluta y peligrosamente instalada en la hamaca del éxito. 

Prometieron un disco con más rock que los anteriores y si, hay uno que otro pasaje que guiña un ojo a los inicios de la banda ('The handler' y 'The globalist' basicamente) pero más allá de los riffs y la velocidad de aquel par de temas es poco y nada lo que acá realmente da para destacar. Y es que no puedo darle méritos a una canción como 'Mercy', que es un auto plagio descarado de 'Starlight', lo mismo con la ridícula 'Psycho' que realiza un copy/paste a las guitarras, baterías y fraseos de 'Uprising'. En 'Reapers' se mandan un Lady Gagazo al meter en el coro la melodía del 'Express yourself' de Madonna, en 'Defector' vuelven a recurrir a su manoseado homenaje vocal a Queen y así, el nivel de pereza (o derechamente incapacidad) que Muse muestra en esta ocasión a la hora de componer sus temas da para tomarse la cabeza a dos manos. Se les oye tan seguros de su éxito que espantan, como si supieran que hagan lo que hagan llenarán sus estadios de todas maneras. 

En el global me quedo con la emocionalidad que se vive en 'Dead inside', la mencionada 'The handler', los diez minutos de 'The globalist' y los coros de la auto plagiada 'Mercy', el resto no está mal pero insisto, los tipos se ríen en tu cara todo el tiempo entregando un puñado de ideas sacadas de distintos lados y que por ende funcionan pero de originalidad muestran cero. Y si bien es cierto que hoy en día practicamente todo lo que oímos es un refrito del pasado, el resto al menos intenta disimularlo o añadir algún elemento propio al asunto, cosa que acá jamás ocurre.

2.5 // Insuficiente. 

Otras reseñas de MUSE:

3 comentarios:

  1. jajajaja!!!!! estás loco o sordo. Soy un seguidor de tu sitio y aprecio tu asertividad musical pero en esta no te la compro. Drones es un discazo, y ojo que no soy para nada seguidor de esta banda. Escuchaste las lineas de bajo que cruzan las canciones de principio a fin? Seguramente tus amados Faith no More sacan un tema con una linea melódica de un cuarto de Defector y te haces pipí, despues de todo Mike Patton es "guashaka". Volviendo a lo importante, le pongo repeat a esta maravilla y disfruto el sonido de una banda que se atreve y no se repite. Saludos!! nos vemos en octubre!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Sordo y loco quizás, quien sabe. Pero para mi no se atreven y si se repiten. Apreciaciones simplemente , no?
      No soy fan de Faith no more eso si. Creo que me confundes.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Una mala copia de una copia de lo que fueron zambulléndose en lo ridículo. Totalmente prescindible.

    ResponderEliminar