VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

lunes, 29 de agosto de 2011

Red Hot Chili Peppers - I'm With You (2011)

Red hot chili peppers
I'm with you
2011


Cambiaron de guitarrista, se tomaron 5 años desde la edición del buen Stadium Arcadium pero aún así no hay sorpresas con Red Hot Chili Peppers. Y es que este I'm with you comienza precisamente donde el anterior trabajo quedó y no se mueve mucho más allá. Melodías y arreglos que sin armar malos temas poseen un sonido bastante predecible, sonido que en el fondo nos deja la sensación de que los momentos más creativos de la banda están en el pasado.

No es un mal disco, en absoluto. Dentro de lo positivo habría que mencionar que el álbum se mueve en distintos tiempos. Tenemos canciones muy dinámicas tales como  "Monarchy of roses", "Factory of faith", "Look around" o "Did I let you know", algunos ritmos más calmos que aparecen en el single promocional "The adventures of Rain dance" o "Happiness loves company" y baladas de buen nivel como  "Brendan death's song" o "Police Station" (en lo personal, mi favorita del disco). Canción a canción podríamos decir que el álbum cumple , aunque "Ethiopia", "Annie wants a baby" y "Meet me at the corner" me parecieron completamente desechables y aburridísimas, pero son solo tres de un total de catorce, así que la cosa no anda tan mal, sin embargo, el factor sorpresa de I'm with you es inexistente. En la hora de duración que posee el disco no suena nada que no haya sonado antes (y de mejor manera) en los últimos álbumes de la banda.

De igual manera sentí que si bien las canciones cumplen y agradan, nunca acaban de explotar. No hay quiebres importantes en los temas y por otro lado el aporte del nuevo guitarrista, Josh Klinghoffer, es prácticamente nulo dentro del sonido de Red hot chili peppers ya que pareciese que en todo momento quisiese sonar como John Frusciante (a diferencia de lo que ocurrió cuando Dave Navarro ingresó a la banda, que le cambió el sonido a la agrupación). En definitiva un álbum agradable pero que me parece pasará sin pena ni gloria por nuestros oídos. Una colección de simpáticos temas con uno que otro momento alto, ni más ni menos. Ah! Y mención aparte para la producción siempre ruidosa de Rick Rubin, un maestro en arruinar sonido de discos y acá agrega uno a su colección. 

3/5
Bueno


domingo, 21 de agosto de 2011

Sepultura - Kairos (2011)


Definitivamente no puedo llegar a acuerdo con los fans de Sepultura. Leyendo y leyendo comentarios acerca de este nuevo trabajo de la banda (el sexto ya con Derrick Green en las voces) me encuentro con que hay consenso en torno a que este sería el mejor disco que han realizado en su etapa "sin Max". Sin embargo, yo no lo veo así. Supongo que como no vengo del mundo del metal mis expectativas frente a un disco no pasan por lo agresivo que este llegue a sonar. En ese sentido este buen Kairos me ha parecido muchísimo menos atractivo que A-Lex (2009) y siento que no le pisa los talones siquiera a Dante XXI (2006), que si me parece por paliza el mejor álbum de la banda en sus últimos tiempos.

Kairos, es un intento evidente por parte de la banda de recuperar la agresividad en el sonido que alguna vez en el pasado derrocharon. De ahí que nos encontremos frente a un disco bastante duro y directo pero al mismo tiempo plano y monótono. No le siento cambios al trabajo ni tampoco intensión de mostrar algo más allá de lo esperable. Esta vez no han apostado por la sorpresa y han decidido pisar terreno un tanto más seguro que en sus anteriores discos. Buenas canciones hay, que no quede duda en ese sentido. Tenemos la excelente partida con la creciente "Spectrum" seguida de "Kairos" o las tremendas "Born strong" y "No one will stand". Eso sin nombrar a unas tantas más que tampoco defraudan. Pero en lo personal el disco me ha parecido demasiado regular, como si la banda estuviese pidiendo un respiro frente a tanta crítica injusta e implacable que han recibido en los últimos años. Y bueno, escuchando el sonido que han trabajado me parece que el respiro lo tendrán. Cabe la pregunta eso si ... ¿Y ahora qué? Porque si van a continuar sacando discos como este que cumplen pero no vuelan ... ¿ vale la pena seguir?

 3/5
Bueno



domingo, 7 de agosto de 2011

Morbid Angel - Illud Divinum Insanus (2011)

Morbid angel
Illud divinum insanus
2011


Han pasado exactamente dos meses desde el lanzamiento de uno de los discos más esperados del año en lo que a metal se refiere. Dos meses, tiempo suficiente como para haber oído muchísimo este Illud divinum insanus y formarse así una clara impresión acerca de él.

Y bueno, existían razones de sobra para esperar con ansias este trabajo. En primer lugar porque se trataba de Morbid Angel, una verdadera leyenda del death metal, la cual regresaba al estudio luego de 8 años de silencio. Por si fuese poco, este disco marcaba el regreso, tras 17 años de ausencia, de David Vincent al bajo y voz de la agrupación.

Finalmente el álbum vio la luz a comienzos del mes de junio instalando de inmediato la polémica. ¿Dije polémica? ¡Claro! Es que bien sabemos que en el mundo del metal salirse de lo establecido es condenado con crítica lapidaria. Y acá Morbid Angel definitivamente decidió jugar con fuego, tanto así que muchos han catalogado este trabajo como el St. Anger de Morbid Angel. Sinceramente no se si es para tanto.  

Illud divinum insanus consta de 10 canciones (además de una intro de 2 minutos que en realidad aporta poco), 6 de las cuales responden completamente a las expectativas de lo que habríamos esperado como regreso de esta histórica banda: velocidad, harto doble pedal, riffs demoledores y un David Vincent absolutamente brutal en las interpretaciones. Destacan acá las excelentes "Blades for Baal", "I am a morbid" o "Nevermore", aunque el nivel en general de las seis canciones mencionadas no decae jamás. ¿Donde está el problema entonces? En las otras 4: los experimentos. 

Los caballeros de Morbid Angel decidieron incorporar en el álbum cada cierto lapso de tiempo 4 piezas bastante curiosas. Ya la partida con "Too extreme!" es chocante. Una cosa media industrial que a la primera impacta, luego te acostumbras. En una linea similar se mueve "Destructors Vs The earth", una especie de tributo a Rob Zombie bastante poco logrado (¡excesiva su duración! Son 7 minutos en total, de los cuales al menos 4 tratan de un mismo golpeteo monótono). Ahora donde definitivamente se te cae el pelo es con "Radikult", por paliza la peor canción del disco. Una versión pobre del Marilyn Manson del Golden age of grotesque (2003). Malísima, ridícula, insultante. Para el final del disco suena "Profundis - Mea culpa", la que junto con la inicial "Too extreme" me parecieron de lo mejorcito del experimento. 

Entonces, valorable me parece la iniciativa por parte de la banda de sorprender y darle una vuelta al sonido tradicional de una banda de death metal, el problema es que si te la vas a jugar con algo tan radical tienes que salir bien parado y acá eso no ocurre. Los temas "novedosos" poseen una extensión innecesaria (7 minutos cada uno) por lo que terminan abarcando casi la mitad del trabajo, además de en escasos momentos lograr un nivel realmente satisfactorio. Esto termina dejándote una sensación algo amarga luego de oír el álbum. En definitiva un disco dulce y amargo, en donde la balanza tiende a inclinarse hacia lo positivo pero no sin agotarte la paciencia unas cuantas veces. Claramente un disco destinado a no pasar desapercibido. 

2.5 / 5 
Irregular



lunes, 1 de agosto de 2011

Death Cab For Cutie - Codes & Keys (2011)

Death cab for cutie
Codes and keys
2011


Dieron la sorpresa con sus dos primeros discos y fueron una de las bandas que más expectativas generó dentro de la escena indie en los últimos años. Su Transatranticism (2003), en particular, debe ser uno de los mejores discos de la década (si aún no lo has oído tienes que hacerlo). Sin embargo, luego de aquella auspiciosa partida alguien los convenció de que tenían la pasta para ser "otros Coldplay". Se lanzaron entonces en búsqueda de la masividad con Plans (2005) y les fue mal. Luego Narrow Stairs (2008) , un disco que en lo personal me agrada, se quedó a medio camino de todo y terminó por agotar la paciencia de todos.

Codes and keys viene a ser entonces el intento casi desesperado de una banda por recuperar terreno, confianza y credibilidad. De ahí que nos encontremos frente a un disco que en todo momento desprende la sensación de encontrarse fríamente calculado. No es un mal disco, de hecho si me apuran diría que me ha parecido entre los más discos más disfrutables del año. Nos trae de regreso grandes melodías en canciones como "Codes and keys", "You are a tourist" o "St. Peter's Cathedral" y se da maña para llevar su sonido al más allá en las crecientes y bien logradas "Home is a fire",  "Doors unlocked and open" o "Unobstructed views". El disco muestra avances y al menos no cae nunca en esos pozos insalvables con los que tropezaban sus dos anteriores trabajos, logrando esta vez un impecable equilibrio entre algo meloso e inteligente. No está a la altura de su mejor disco pero al menos nunca destiñe.

¿Algún problema entonces? ¡Claro! Básicamente dos. En primer lugar lo ya mencionado: es un disco muy cerebral y ,salvo en contados momentos, carece de esa chispa, emoción, corazón, como quieran llamarlo, pero esa  magia siempre necesaria para lograr ponerte la piel de gallina con alguna melodía, cambio de ritmo, arreglo, coro o lo que sea. Lo ha logrado en el pasado Keane, también Coldplay, no lo logra esta vez Death cab for cutie. 

Un segundo aspecto reprochable me parece que tiene que ver la falta de identidad que el álbum presenta por momentos. "Codes and keys" (la canción) suena demasiado a "The Suburbs" (también la canción) de Arcade Fire, "Doors unlocked and open" recuerda muchísimo la estructura y sonido de "Weird fishes" de Radiohead o "Portable television" es la típica canción a teclado popera que hace Coldplay (otros que ya por si solos suenan a plagio de mil bandas). Y las canciones que no menciono son derechamente auto plagio. ¡Ojo que todas son muy buenas! Eso hay que dejarlo muy en claro, sin embargo, las cosas como son y el álbum si bien responde en lo individual y no agota en lo colectivo, de novedad contiene muy poco. 

Así que eso. Un disco recomendable desde el punto de vista musical pero que debe ser puesto en el contexto de una banda que muestra talento (¡que nadie puede negar lo buenos que son!) pero a la que le sigue faltando la chaucha pal peso...

3.5/ 5
Muy Bueno