sábado, 7 de octubre de 2017

Septicflesh : Codex Omega (2017)


A estas alturas del partido, con un camino importante recorrido durante ya casi tres décadas de ejercicio, los griegos Septicflesh son apuesta segura. Fue en 2008 cuando en Communion decidieron expandir sus fronteras, incorporando elementos sinfónicos en su característico death metal y desde ahí únicamente han ido puliendo la fórmula, la cual pareció encontrar la perfección en 2014 con el fabuloso Titan, sin embargo, a tres años de dicho lanzamiento han regresado y la verdad sea dicha: lo han vuelto a hacer.

En Codex Omega, décimo álbum en la carrera de Septicflesh, la fórmula se sostiene. Vuelven a componer en primer lugar los segmentos sinfónicos, con la Filarmónica de Praga a sus pies, para a partir de ahí construir las secciones de metal. El resultado es contundente y me parece se resume muy bien en la pieza que abre el álbum: 'Dante's inferno'. Acá nos encontramos con una introducción de minuto y medio que abre con suaves juegos de cuerdas para luego incorporar a la banda en pleno, con afiladas guitarras, los característicos blast beat y un peso endemoniado. El tema es perfecto y resume de gran forma todo aquello que involucra el presente de Septicflesh

De acá en adelante se sucederán una serie de temas que insistirán sobre ese equilibrio entre lo sinfónico y lo extremo, generando ambientes grandilocuentes y realmente enormes en donde cada pieza logra funcionar como un propio universo. En ese sentido, el disco no cansa e incluso logra generar un interés especial en quien escucha. Dicho en simple: uno quiere saber que dicen las letras o te interesas por el arte que rodea el álbum, lo cual viniendo de una banda veterana a estas alturas no deja de ser meritorio. 

En materia de canciones, las estrategias acá se suceden, algunas de ellas generan interesantes diálogos entre voces limpias y guturales, como es el caso de 'Portrait of a headless man' o 'Dark art', otras apuestan por arreglos monumentales, ahí la sensacional 'Martyr' o 'Enemy of truth' se muestran como las más intensas del álbum, mientras que algunas abordarán un sonido más directo en donde el metal se impone por sobre lo sinfónico, como ocurre en los tres minutos de '3rd testament', en 'Our church below the sea' o en el cierre a cargo de 'Trinity'. 

Quizás algunos temas redundan demasiado sobre la misma idea ('Faceless queen' o 'The gospels of fear', por ejemplo) y también se oye muy cómodo a Septicflesh en esta forma de trabajar (se extraña algún tema que supere los cinco minutos) pero de todas formas resulta imposible no rendirse frente a una propuesta tan sólida y contundente, que disco a disco sigue sin mostrar fisuras. Atención por cierto a la versión extendida del álbum, que contiene tres piezas únicamente con arreglos sinfónicos y que se extienden por diez minutos cada una. Un manjar. 

4.0 // Excelente!

Otras reseñas de Septicflesh:

1 comentario: