jueves, 7 de febrero de 2019

White Lies: Five (2019)

"Crecimiento que se sostiene..."

Llama positivamente la atención el observar como disco a disco White lies han ido puliendo su sonido hasta encontrarse con un tema como 'Time to give', medio tiempo que abre su más reciente trabajo extendiéndose lentamente entre laberintos plagados de teclados hasta sobrepasar los siete minutos de duración (algo inédito en ellos). Este hecho da muestras de una búsqueda, de como la banda continúa intentando equilibrar su esencia, ese sonido marcado por coros explosivos que conjugan sintetizadores y guitarras, con uno mucho más elegante y sofisticado. 

Es así como en Five (vaya título más predecible eh?) nos encontramos con pinceladas de todo aquello que White lies viene desarrollando desde hace una década. De hecho, tras la interesante partida nos entregan tres temas de corte más clásico, uno que apuesta por la dinámica como 'Never alone' para luego dar paso a las baladas de rigor, ahí la dupla conformada por  'Finish line' + 'Kick me' apuestan por una fórmula similar, con guitarras acústicas que se contraponen a un exquisito trabajo de teclados, lo cual se suma a un Harry McVeigh que a estas alturas maneja a placer su grave y reconocible registro. A estas alturas, tras veinte minutos de música, solo cabe el confirmar que el sostenido crecimiento de la banda continúa en marcha y la pregunta que ronda nuestra cabeza es una sola: ¿será este su mejor álbum a la fecha? Pues sigamos adelante...

La segunda mitad del álbum también regalará grandes momentos como la aceleración constante de 'Jo?' y ese cierre lleno de potencia que se vive con 'Fire and wings'. Entre estas sonarán 'Tokyo', 'Denial' + 'Believe it', canciones más convencionales pero que cumplen sin problema alguno cerrando así un disco en donde todas sus piezas funcionan en lo individual y arman un conjunto más que convincente, sin embargo... algo falta. Y si, que se extrañan dos o tres canciones que destaquen notablemente sobre el resto, algún arranque de genialidad que rompa con la mecánica de la banda, que aquello insinuado en el notable arranque del disco hubiese aparecido también más adelante. 

De todas formas White lies continúa situándose como una propuesta que sigue mereciendo mayor reconocimiento del que posee además de contar ya con una discografía que hasta ahora no conoce de puntos bajos, aunque no, Five pese a estar muy bien no es su mejor álbum a la fecha.

3.5 : Muy bueno!

Otras reseñas de White Lies:
2016: Friends
2013: Big TV
2011: Ritual

No hay comentarios:

Publicar un comentario