viernes, 1 de junio de 2018

Arctic Monkeys : Tranquility Hotel Base & Casino (2018)

"Desconcertante (y fascinante)..."

Suele ocurrir. Que el líder de una agrupación acabe devorando el proyecto. Y el nuevo álbum de Arctic monkeys habla de aquel fenómeno, un disco que, digámoslo, se percibe casi como un trabajo en solitario de Alex Turner, quien ha utilizado al resto de la banda practicamente como un mero acompañamiento frente a sus inquietudes musicales, lo cual se percibe desde el primer segundo de este valiente salto al vacío que es Tranquility hotel base & casino, disco que hace parecer tímida cualquier incursión pasada del vocalista, incluso las llevadas adelante junto a Miles Kane en The last shadow puppets, de hecho, este álbum contiene todas las agallas que se extrañaron en la edición de Everything you've come to expect en 2016...

Pero hablemos de la música. Hablemos de como Alex Turner, en plan crooner, se sienta sobre un piano y desenfunda en 'Star treatment' un monólogo soberbio ("Yo solo quería ser uno de los Strokes. Ahora mira el desastre que me hiciste hacer.." - afirma en la partida), un trabalenguas fenomenal con un coro casi imperceptible dispuesto a sentar bases de inmediato. Desde ya, caemos rendidos. No sabemos si el resto del álbum será capaz de sostener el nivel o acabará redundando en el tedio, pero si le regalamos al vocalista un merecido aplauso. 

Lo cierto es que hay un poco de ambas cosas, el álbum insiste todo el tiempo en ese sonido retro que tanto obsesiona a Turner por estos tiempos y claro, a ratos pareciese quedarse corto en cuanto a gancho, sin embargo, el exquisito puente que enlaza 'One point perspective' con 'American sports', la sensual cadencia de 'Four out of five' (lo más parecido a un single que contiene el álbum) o la fascinante oscuridad de 'She looks like fun', son por si solos momentos que hacen que la aventura valga completamente la pena. 

Nos quedamos así con las agallas de un trabajo que roza el notable aunque también con esa extraña sensación de estar frente a un disco de Arctic monkeys ...que no es de Arctic monkeys, lo cual deja instalada una interesante incertidumbre frente a todo aquello que podría venir de ahora en adelante para los de Alex Turner. ¿Fantástico, no? 

3.5 // Muy bueno!

Otras reseñas de Arctic monkeys:

Otras reseñas de The last shadow puppets:

No hay comentarios:

Publicar un comentario