VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

lunes, 22 de febrero de 2016

Kula Shaker // K 2.0 // 2016

Con muy poco que decir.

Si veinte años atrás, tras aquel prometedor debut de 1996 que inundo las radios del momento con sus aires orientales ('Tattva', 'Govinda') y buenas dosis de rock a la Purple ('Hey dude'), alguien me hubiese dicho que en 2016 Kula Shaker estaría editando recién su quinto álbum la verdad es que no me lo habría creído. Los ingleses liderados por Crispian Mills prometían (si, ya llegará en algún momento de este año la merecida reseña de aniversario para K), sin embargo ni con su segundo disco ni con las posteriores secuelas lograron impactar como lograron hacerlo en sus inicios, eso pese a que su regreso en 2007 con Strangefolk me sigue pareciendo al día de hoy un trabajo que mereció un recibimiento algo más tibio del obtenido. 

El caso es que, con el cartel de "outsiders" completamente asumido, Kula Shaker regresa este año tras seis de silencio, luego de un acústico y calmo Pilgrims progress (2010). Lo hacen entonces con un álbum que intenta ser correcto y abarcar en cuarenta minutos buena parte de lo que la banda tiene por ofrecer en su versión 2.0, aunque claro, le falta gancho a esto, y también si me apuran, bastante fuerza. 

Hay cosas que acá valen la pena, la partida con 'Infinite sun', por ejemplo, con todos esos tradicionales aires de la India y que se enlazan a la perfección con la sesentera 'Holy flame'. El problema es que en medida que el álbum avance irá abordando lugares comunes en exceso inofensivos, con es el caso de 'Death of democracy' o 'Let love B (with you)', y de las pasadas acústicas de 'Here comes my demons' + '33 crowns', ni hablar, ... ¿dejar pasar seis años para volver a retomar exactamente lo mismo que habían trabajado en 2010? Se entiende poco esa jugada. 

Dentro de la recta final lo más destacable me parece que es 'Oh Mary' y la dinámica de 'Get right get ready' + 'Mountain lifter', sin embargo estas últimas llegan cuando el interés por el disco se perdió hace bastante. Kula Shaker se mantiene por tanto en su zona de confort entregando un disco bastante descafeinado, en exceso avejentado y sin ninguna duda, el más pobre dentro de su (irregular) carrera. Una lástima, no deja de sorprender el como tras el buen regreso de 2007 la banda volvió a perder tan rápido la energía que parecían haber recuperado. Hoy se les oye sin convicción y muy lejos de todo lo que algún día prometieron ser. 

2.5 // Nada especial.

5 comentarios:

  1. 100% de acuerdo, me resulto totalmente plano e inofensivo el disco, y no sé de donde venían las expectativas.
    En lo que no estoy de acuerdo es que para mí el Peasants, pigs and astronauts es uno de los mejores discos de los 90s (entra al top 20)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con respecto a Peasants, no digo que sea un mal disco sino que no tuvo la repercusión mediática que si logró el debut. No tuvo ningún single que siquiera sonase y sus ventas fueron bajas. De hecho por eso se separaron...
      Saludos, gracias por el aporte!

      Eliminar
    2. no sabia eso del disco, de hecho revise los singles y es raro no encontrar great hosannah como uno de esos (sound of drums y mystical machine gun son buenas canciones igual). Que extraño eso de las separaciones post malas ventas, un poco lo que paso con smashing despues del machina o no?

      Eliminar
    3. no sabia eso del disco, de hecho revise los singles y es raro no encontrar great hosannah como uno de esos (sound of drums y mystical machine gun son buenas canciones igual). Que extraño eso de las separaciones post malas ventas, un poco lo que paso con smashing despues del machina o no?

      Eliminar
  2. Aún no lo escucho pero yavlei bastantes reseñas y todo a punta a que no está nada bueno

    ResponderEliminar