VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

domingo, 28 de junio de 2015

Thee Oh Sees // Mutilator Defeated At Last // 2015

La banda del disco por año continúa su incesante producción. Como en los viejos viejos tiempos, digamos años 60's o 70's, cuando no existían las giras por el mundo ni había tiempo para pensar demasiado la siguiente jugada, las bandas actuaban en ese entonces motivadas únicamente por la pasión, talento e instinto, y aquella linea es la pretenden seguir estos californianos. Ahora, el sacar tanto disco seguido (salvo que seas The Beatles) no deja demasiado espacio a la innovación, de ahí que cada nuevo álbum de los Thee oh sees transite sobre las mismas arenas: rock, guitarras, desenfreno, teclados y psicodelia. Es lo que hacen, y digámoslo, lo vienen haciendo muy bien desde hace un buen rato.

Con todo, Drop (2014) resultó un disco algo pesado en el global, cosa que se ha corregido con este fantástico Mutilator defeated at last gracias a la diversidad que presenta. Abre de manera rutilante con 'Web' , guitarras punzantes y una maravillosa batería (¡como marcan esos platillos!) van llevando el tiempo durante cinco fantásticos minutos que por si solos valen a llegada de este disco. Más adelante nos encontraremos con el sonido vertiginoso, sucio y de garage característico de la banda en 'Withered hand' o 'Poor queen', también la psicodelia se hará presente con 'Turned out light', toda esta pasada está muy bien presentada aunque a estas alturas carece de factor sorpresa.

El momento crítico de los discos de este tipo llega pasando el cuarto o quinto tema, y es que tras el impacto energético del comienzo es cuando los álbumes monocordes tienden a caer en el tedio. Pero es precisamente ahí donde Mutilator defeated at last encuentra su principal mérito. En palabras simple: el disco no cansa. 'Lupine ossuary', que es un temazo, conjuga el desenfreno con un buen segmento de improvisación, 'Rogue planet' es otra buena dosis de rock & roll que en dos minutos va directa a la vena, alrededor de ambas sonarán 'Sticky hulks', lo más lento y denso del disco, más dos curiosos pasajes acústicos llenos de calma, algo totalmente atípico para lo que tradicionalmente escuchamos en los discos de la banda, me refiero a 'Holy smoke' y 'Palace doctor'.

En definitiva, Mutilator defeated at last mejora la experiencia lograda en 2014 por Drop e incluso resulta por instantes más interesante que el tremendo Floating coffin de 2013. Su único defecto recae en la naturaleza de la banda: la falta de ambición. Thee oh sees vuelven a conformarse (?) con regalarnos un muy buen disco de rock & roll, un puñado de gratísimos momentos, ni más ni menos. 


3.5 // Muy bueno !

Otras reseñas de THEE OH SEES:
2014 // Thee oh sees // Drop 

miércoles, 24 de junio de 2015

Florence + The Machine // How Big, How Blue, How Beautiful // 2015


"¿He bebido demasiado? 
¿He perdido el tacto? 
¿Construí esta nave para naufragar?"

El éxito es aveces un complicado compañero de ruta y Florence Welch bien supo de aquello. Las letras de su nuevo álbum expresan el grado de confusión al que se vio sometida tras la promoción del notable Ceremonials (2011), también la portada, donde podemos apreciarla en opaco tono regalando al espectador una mirada arisca e incluso agresiva. Pero las penas del arte se curan con arte, y en How big, how blue, how beautiful la inglesa ha vuelto a volcarlo todo, dando muestras del tremendo e intenso momento creativo que vive. 

Comencemos afirmando el que estamos frente al mejor disco de Florence + the machine a la fecha, uno que engancha de inmediato gracias a la potencia y honestidad que se respira en 'Ship to wreck', una donde abre el tema de sus recientes adicciones a pastillas y alcohol. Más adelante en las excelentes 'Delilah', 'Queen of peace' o 'How big, how blue, how beautiful' (la canción) volverá a encontrar momentos altísimos, jugando con vientos, pianos y dando rienda suelta a un registro vocal que a estas alturas es marca registrada. Mucho más íntimas, aunque igual de honestas, son 'Various stomrs & saints' , 'Long & lost' o 'St. Jane', tres en donde Florence vuelve a demostrar que tanto en altos como en bajos se mueve completamente a gusto. También impacta la crudeza de 'How kind of man' e incluso lamento el que el disco no hubiese ido un poco más por esa visceral linea, quizás en el futuro podrá ser. Hacia el final del álbum nos encontramos con un par de lugares comunes de la artista, 'Caught' y 'Third eye', las cuales no están mal pero si carecen de sorpresa. Y el cierre llega con 'Mother', que peca un tanto en el sobre cargo de arreglos. 

Era un disco esperado con ansias, y si bien los adelantos estaban a la altura había que oír el álbum completo para constatar si Florence Welch era capaz de confirmar el nivel alcanzado con sus primeros trabajos o tropezaba (como tantos) en el intento. El resultado ha sido un trabajo maduro, intenso y repleto de grandes canciones. No es un disco plenamente redondo eso si, en ese sentido seguimos esperando su obra maestra, sin embargo, todas las señales apuntan a que esta estaría por llegar. Tiempo al tiempo, por ahora nos quedamos con el mejor disco a la fecha de unas de las figuras femeninas más talentosas del presente.

4.0 // Excelente !

lunes, 22 de junio de 2015

Mikal Cronin // MCIII // 2015

El rock alegre, luminoso y con aires veraniegos de Mikal Cronin está de vuelta, aunque esta vez con matices. A dos años del excelente MCII (2013) , un disco que deberías oír, el norteamericano regresa en formato conceptual con un álbum que se encuentra dividido en dos partes, una primera bastante contagiosa/optimista que se complementa con una segunda un tanto más íntima/personal, inspirada por cierto en una depresión que el compositor vivió una década atrás. El caso es que, sea como sea, MCIII llega para consagrarlo como uno de los compositores más frescos de la actualidad, un hombre que parece sacar buenas melodías de la manga como quien respira.

La primera mitad del disco no tiene desperdicio. 'Turn around' y 'Made my mind up" con su buena vibra electroacústica dan continuidad al sonido festivo y optimista de sus anteriores trabajos mientras que 'Say' (la mejor del álbum sin duda) se carga hacia las guitarras y el desenfreno. 'Feel like' abre en tono acústico para a poco andar ir explotando y el primer capítulo de esta obra cierra con la dulce balada 'I've been loved'. En la segunda parte nos encontraremos con una obra más exploradora y arriesgada, compuesta por seis temas titulados respectivamente: 'Alone', 'Gold', 'Control', 'Ready', 'Different' y 'Circle'. Acá la facilidad melódica del vocalista inevitablemente se dejará ver en 'Control' o en el ameno cierre que protagoniza 'Circle' mientras que en el punk golpeado de 'Ready' o la cambiante 'Gold' viviremos otro de los puntos altos del disco. El resto será intimidad, vientos y calma, cerrando así un trabajo que merece toda nuestra atención y que de paso abre la puerta para que Cronin se atreva a ir aún más lejos con su música a futuro.

De las colaboraciones junto al fantástico Ty Segall (lo ha acompañado en una serie de proyectos) Cronin ha heredado el hambre de explorar, sin embargo, este posee un innegable sello melódico que ha marcado desde siempre distancia con las mencionadas participaciones. Acá en MCIII combina ambas facetas entregándonos un disco melodicamente potente y en general muy atractivo. 

3.5 // Muy bueno!

sábado, 20 de junio de 2015

Grandes Canciones: Madonna / Ghosttown

¿Será 'Ghosttown' la mejor canción de Madonna en ... veinte años? Probablemente. Acá la oímos honesta, transparente, madura. Asumiendo que tarde o temprano todo se rompe pero que de todas maneras desea aferrarse a la esperanza del "quizás". En otros tiempos esto habría sido un clásico, pero hoy los singles van de capa caída y parte importante del mundo no se entera. Y bueno, una lástima por ellos. Es una de las grandes canciones de este 2015.  
"Maybe it was all too much
Too much for a man to take
Everything's bound to break
Sooner or later, sooner or later.

You're all that I can trust
Facing the darkest days
Everyone ran away
But we're gonna stay here, we're gonna stay here.

Ahhhh, ahhhh / I know you're scared tonight.
Ahhhh, ahhhh / I'll never leave your side.

When it all falls, when it all falls down
I'll be your fire when the lights go out
When there's no one, no one else around
We'll be two souls in a ghost town..."


jueves, 18 de junio de 2015

Paul Mc Cartney: 73 Años De Un Eterno


"Encuentra amor, en cualquier situación. 
Encuentra amor, hagas lo que hagas.  
Encuentra amor, un motivo de celebración. 
Y quizás (sólo quizás) el amor venga por ti.... 

Encuentra amor, un tiempo para la meditación.
Encuentra amor, una fuente de inspiración.
Encuentra amor, en lugar de la confrontación.
Y el amor vendrá por ti..."

¡Salud a tu nombre, genio! 

lunes, 15 de junio de 2015

Muse // Drones // 2015


Hay quienes afirman que tras una década de existencia es muy difícil que una banda siga componiendo material de primer nivel, y en el caso de Muse esta máxima parece aplicarse a cabalidad. También pesa mucho en los liderados por Matt Bellamy el pronto ascenso que vivió su discografía, para algunos su mejor momento fue alcanzado en 2006 de la mano de su cuarto álbum, Black holes and revelations, mientras que los más puristas se quedarán con Absolution (2003) e incluso con Origin of Symmetry (2001), pero independiente de los gustos personales creo que todos coincidiremos en que a partir de ahí le ha costado la banda el generar consenso entre los amantes de la música. Sin embargo, independiente de los reparos que podamos tener frente a lo que fueron tanto The resistance (2009) como The 2nd law (2012) hay algo que nadie puede negar de ambos: había propuesta. Buena, mala, irregular, deficiente, comercial, lo que quieran, pero los tipos compusieron un disco e intentaron sorprendernos con el. Aquella ambición se extraña en Drones, el primer disco en la carrera de Muse en que se percibe a una banda absoluta y peligrosamente instalada en la hamaca del éxito. 

Prometieron un disco con más rock que los anteriores y si, hay uno que otro pasaje que guiña un ojo a los inicios de la banda ('The handler' y 'The globalist' basicamente) pero más allá de los riffs y la velocidad de aquel par de temas es poco y nada lo que acá realmente da para destacar. Y es que no puedo darle méritos a una canción como 'Mercy', que es un auto plagio descarado de 'Starlight', lo mismo con la ridícula 'Psycho' que realiza un copy/paste a las guitarras, baterías y fraseos de 'Uprising'. En 'Reapers' se mandan un Lady Gagazo al meter en el coro la melodía del 'Express yourself' de Madonna, en 'Defector' vuelven a recurrir a su manoseado homenaje vocal a Queen y así, el nivel de pereza (o derechamente incapacidad) que Muse muestra en esta ocasión a la hora de componer sus temas da para tomarse la cabeza a dos manos. Se les oye tan seguros de su éxito que espantan, como si supieran que hagan lo que hagan llenarán sus estadios de todas maneras. 

En el global me quedo con la emocionalidad que se vive en 'Dead inside', la mencionada 'The handler', los diez minutos de 'The globalist' y los coros de la auto plagiada 'Mercy', el resto no está mal pero insisto, los tipos se ríen en tu cara todo el tiempo entregando un puñado de ideas sacadas de distintos lados y que por ende funcionan pero de originalidad muestran cero. Y si bien es cierto que hoy en día practicamente todo lo que oímos es un refrito del pasado, el resto al menos intenta disimularlo o añadir algún elemento propio al asunto, cosa que acá jamás ocurre.

2.5 // Insuficiente. 

Otras reseñas de MUSE:

jueves, 11 de junio de 2015

Leprous // The Congregation // 2015


Uno de los discos más esperados del año dentro del mundo del metal (si es que no el más) ya vive entre nosotros. Los noruegos de Leprous llegan a nosotros este 2015 con su cuarto álbum y una carrera ascendente que encontró en 2013 su momento más alto gracias a aquella obra maestra moderna titulada Coal, disco del año en en ese entonces para quien escribe. Está claro que la tenían difícil y ellos han sido los primeros en tomar conciencia de aquello, de ahí el que nos encontremos frente al álbum más extenso que hayan editado a la fecha. Los tipos han dejado hasta las ganas en el trabajo intentando con esto entregarnos su álbum definitivo, aquel que busca consagrar un sonido que a estas alturas suena a propio. El tiempo dirá si lo han logrado o no, pero de que el resultado es sólido no cabe duda, pese a las evidentes (e innecesarias) redundancias.

Hay grandes canciones acá, que digo grandes: enormes canciones. 'Rewind' y 'Moon', por ejemplo, dos muy diferentes entre si pero que gracias a sus estructuras cargadas de épica e interpretaciones de primer nivel dan cuenta de una banda que sigue regalando momentos perfectos. Muy de cerca les siguen temas como 'Red', 'Down' o 'Slave', todas muy bien puestas en la recta final del disco y que dan rienda suelta al lado más progresivo de Leprous, cabe mencionar por cierto el que en The congregation la banda vuelve a dar clases de maestría técnica no dejando ripio alguno en su sonido, Einar Solberg sigue inmenso en las voces re inventándose una vez más con sus constantes cambios de tonalidades que pasan por agudos, altos e incluso guturales cuando la ocasión así lo amerita. Ahora mención aparte merece la labor de Baard Kolstad, baterista que debuta junto a la banda en este álbum y, que decir, una máquina. Pero volviendo a las canciones, 'Third law' y 'The flood' dan clara continuidad a ciertos pasajes de Coal, son temas extensos, muy cerebrales y que perfectamente podrían haber entrado en dicho disco mientras que 'The price', es el único pasaje claramente efectivo, pensado para ser single y enganchar al oyente común de rock. 

Si hay que buscarle un 'pero' a The congregation este se encuentra en la pasada por 'Triumphant' y 'Within my face', dos temas redundantes que extienden innecesariamente la duración del disco y que de habérselos ahorrado me parece que habrían colaborado en la obtención de un álbum más redondo y compacto. Ahora, con todo, es difícil reprocharle algo a un álbum como el que Leprous nos ha entregado, inferior a su obra maestra pero aún así de altísimo nivel tanto técnico como creativo. Siguen estando muy por encima de lo que habitualmente llega a nosotros.


4.0 // Excelente!

Otras reseñas de Leprous:
2013 // Leprous // Coal

lunes, 8 de junio de 2015

The Vaccines // English Graffiti // 2015


Entendiendo que debían escapar de la fórmula retro y adolescente de sus primeros álbumes, los británicos The vaccines han intentado con su tercer disco dar un paso adelante con su sonido y mostrar señales de madurez musical. El resultado de esta aventura se resume en las once canciones que componen English graffiti, sin duda alguna su trabajo más interesante a la fecha.

Los guiños a la dinámica veloz tan característica de sus inicios se aprecian de manera clara en canciones como 'Handsome' , '20/20' o 'Radio bikini', sin embargo gran parte del álbum funcionará en otra dirección, una mucho más íntima, tranquila y que en general coquetea con sintetizadores + guitarras con bastante elegancia. El mejor ejemplo de lo que menciono debe ser la fantástica 'Dream lover', una en donde gracias a los explosivos ambientes la banda suena irreconocible (lo cual no deja de ser meritorio), sin embargo, cuando estos abordan experimentos un tanto más ochenteros de igual manera salen bien parados, ahí 'Minial affection', 'Denial' o 'Want you so bad'  convencen alcanzando el nivel que ya se habría querido Julian Casablancas y los Strokes en su Comedown machine de 2013

Cumplen de sobra entonces The Vaccines con su siempre complicado tercer disco. A diferencia de otros que en su momento se estancaron en una fórmula estos ingleses han intentado salir de ahí sin tampoco renegar dramáticamente del pasado. Habrá que ver en el futuro hacia donde deciden disparar pero en este 2015 al menos no han decepcionado.

3.5 // Muy bueno!


Otras reseñas de The Vaccines:

viernes, 5 de junio de 2015

Coal Chamber // Rivals // 2015


Ha ocurrido desde siempre, un movimiento musico social emerge desde el mundo del rock y junto con este una serie de bandillas acaban subiéndose al tren en movimiento intentando recibir parte de la torta. De esta forma llegó a nosotros en 1997 el álbum debut de Coal Chamber (otros que bien bailaron en aquella linea fueron Linkin Park), un disco que imitaba descaradamente el sonido de Korn pero que de todas maneras logró encajar un exitoso single entre los adolescentes fans (hoy treintones) del llamado nu metal. El hilo fue estirado en 1999 con Chamber music (más de lo mismo) y posteriormente, cuando intentaron evolucionar murieron en el intento (Dark days, 2002). Digámoslo con todas sus letras: Coal chamber existió mientras el nu metal generó dinero por lo que, a excepción de un puñado de nostálgicos, no creo exagerar cuando afirmo que nadie los extrañaba demasiado.

El tema es que la nostalgia vende (que lo digan todos los noventeros que en masa han vuelto durante estos últimos diez años) y la necesidad tiene rostro de hereje, por lo que los liderados por Dez Fafara han decidido regresar tras trece años de silencio. El resultado se resume en las trece canciones que componen Rivals, un álbum que ellos mismos anticiparon como "lo más pesado de su carrera" y si bien en parte esto es efectivo, cabe señalar el que tampoco estamos frente a un disco que de para volverse loco. Digamos que Rivals cambia el eje del plagio, si antes eran Korn ahora se han acercado más a Slipknot o incluso por momentos al Sepultura de Derrick Green. Tal cual.

Rivals es un disco efectivo, eso hay que dárselos, un álbum que desde el comienzo mete mucho ruido, guitarras y velocidad, con un Fez Fafara que probablemente grita mejor que nunca. Durante su primera mitad y gracias a canciones como 'Bad blood between us', 'Suffer in silence' , 'The bridges you burn', 'Another nail in the coffin' o incluso 'Rivals' (la canción) el asunto engancha, pero ya entrando en la recta final la cosa se vuelve muy floja y no genera demasiado interés. 

Estamos entonces frente al álbum más trabajado de Coal chamber a la fecha, sin embargo la sensación global es amarga. El regreso de la banda se anota como uno más entre todos aquellos que han rondado en la intrascendencia, digamos, tres o cuatro canciones que entretienen en medio de un puñado de temas que aportan poco o nada a su discografía. Y eso que la vara tan alta no estaba... 

2.5 // Insuficiente. 

martes, 2 de junio de 2015

Christina Rosenvinge // Lo Nuestro // 2015


"Que bien se conserva! - me murmuran al pasar. Cual lata de atún guardo silencio sepulcral. Para que explicarles que en mi hueco pectoral guardo mariposas que no puedo desvelar..." 

Lo intentó desde el pop y la inocencia junto a los Subterraneos, luego maduró pero cuando se mostró cruda nadie le creyó. Tras aquello desapareció e intentó por fuera, y bueno, quien diría que ya entrada en sus cuarenta finalmente se encontraría cara a cara con el respeto, admiración y el reconocimiento. La responsabilidad de esto recae básicamente en dos álbumes: Tu labio superior (2008) y la extraordinaria Joven dolores (2011), dos discos que entre uno y otro mostraron un crecimiento enorme logrando reinventar a la española y posicionarla como una cantautora a tener en cuenta en la actualidad. No extraña entonces demasiado el que Christina Rosenvinge vuelva a salir bien parada con Lo nuestro, sin embargo lo que si sorprende es el modo.

Ha sido astuta Christina, más que todos nosotros. Contraria a la lógica ha optado por regalarnos un álbum que conecta poco y nada con lo que venía haciendo, escapando desde aquellas dulces melodías electroacústicas adornadas por sensuales y directas letras hacia un sonido sucio a ratos, oscuro todo el tiempo e interpretaciones incluso incorrectas. No es Lo nuestro un álbum tan evidente como sus antecesores y esto se aprecia desde un comienzo, el disco abre con 'La tejedora', marcada por teclados, guitarras y una batería que lleva con claridad los tiempos, el sonido no es limpio y juega con ambientes tétricos, asunto que volverá a darse más adelante en canciones como 'Lo que te falta' o 'La muy puta', una de las joyas del disco en donde además se ríe del rollo de la edad y su conservada imagen. Ahora, cuando este se vuelve más íntimo encaja golpes directos, ahí 'Liquen' se luce, también maravilla el glorioso cierre que logra 'Balada obscena' mientras que 'Pobre Nicolás' o 'Romeo y los demás' deben ser de lo poco que responde al sonido que la mujer venía trabajando en sus recientes trabajos. Mucho más experimentales suenan la folclórica 'Alguien tendrá la culpa' (crítica social incluida) o los coqueteos electrónicos de 'Segundo acto', temas que acaban por cerrar un disco diverso y atractivo, uno que además amplia el registro musical de Christina Rosenvinge y continúa encumbrándola muy por sobre la media.  

No se si alguien seguía teniendo dudas, de ser así seguramente con Lo nuestro las habrá disipado absolutamente todas. Y es que la española no la tenía nada de fácil pero no tan solo ha cumplido sino que se ha dado el gusto de ir mucho más allá de lo esperado, consolidando de paso su enorme presente.  

4.0 // Excelente!

Otras reseñas de Christina Rosenvinge:

lunes, 1 de junio de 2015

Adelantos: Lindemann // Ghost


No hay señales para un nuevo trabajo de Rammstein pero a falta de los alemanes, que ya llevan cinco años parados, tenemos a Till Lindemann + Peter Tagtgreen (Hypocrisy) adelantando con un grotesco video lleno de cerdos lo que será el debut de su proyecto titulado simplemente Lindemann. El disco llegará a nosotros el próximo 23 de Junio, se titulará Skill in pills y el adelanto es 'Praise abort', ojo a la letra, humor negro elevado a la mil...



El 21 de agosto verá la luz Meliora, el tercer álbum de Ghost, quienes mediante un video bastante freak han presentado a su nuevo líder y vocalista (?), tres meses más joven que el anterior (?!): Papa Emeritus III. El adelanto no está nada de mal, debo reconocer que 'Cirice' me ha sorprendido gratamente, oímos acá a una banda bastante más madura en relación a aquella que no era más que un refrito de Mercyful Fate. Se alejan por tanto de su esencia pero me parece que dan un salto de crecimiento, con el tiempo veremos hasta donde llega este aparente avance. Por cierto, curiosa la voz que Emeritus esta sacando, realmente parece otro vocalista.