VIDEOS DAVID BOWIE

Loading...

viernes, 24 de enero de 2014

Alcest // Shelter // 2014

Necesario y refrescante 

Desde su debut en 2007 de la mano de Souvenir d'un antre monde que el proyecto personal del francés Neige se mostró interesante. Si es por clasificar podríamos decir que el asunto oscilaba entre la oscuridad del black metal y esas características guitarras del shoegaze, sin embargo, el sonido de Alcest siempre contó con mixturas que lo tornaron difícil de encasillar. La fórmula se reafirmó con la llegada de Ecailles de lune (2010) y seguramente explotó su máximo potencial con Les voyages de l'ame (2012), un álbum que llegó a mi hace poco (gracias al buen consejo vía twitter de @nitorfw) pero con el que conecté rápidamente gracias a su sonido envolvente. Fue increíble escuchar ese álbum, encontrarme a momentos con el black metal de In vain mientras que en otros disfrutar de elementos típicos del post rock. Ahora, siendo Les voyages de l'ame un buen trabajo me parece que de todas formas evidenciaba una necesidad de cambio, dicho en palabras simples: aquella dirección era un callejón sin salida donde ya no había nada nuevo que explotar. De ahí que el giro que Alcest ha dado al presentar un álbum como Shelter se valora y incluso se agradece. 

Desde el comienzo Shelter marca distancia con sus antecesores. Los primeros diez minutos de música, a cargo del tridente "Wings / Opale / Le nuit marche avec moi"  poseen un tono particularmente optimista y evidencian de inmediato el que Neige ha decidido dar el tiro de gracia a las atmósferas black metal que alguna vez adornaron su sonido para centrarse en arreglos mucho más limpios, con vocalizaciones claras y estructuras reconocibles. El disco encuentra su primer (y único) momentazo con "Le nuit marche avec moi" siendo este complementado de manera impecable por la llegada de "Voix sereine", un tema mucho más melancólico y que logra explotar en guitarras de manera notable tras cuatro minutos de calma. Es el mejor momento del disco el cual no volverá a repetirse en este nivel. 

A partir de acá el álbum mostrará una segunda faceta, seguirá siendo limpia en su sonido pero la alegría que casi coqueteaba con el pop en un comienzo se inundará poco a poco de tonos nostálgicos e íntimos. Toda esta fase final del trabajo me recordó un tanto los ambientes trabajados por Sigur ros en su más reciente disco, aquel fantástico Kveikur. Aparecerán acá las guitarras de "L'eveil  des muses", los exquisitos teclados de "Shelter" (la canción), la melancolía de "Away" y el excelente cierre a cargo de los diez minutos de una emocionante "Delivrance" (la más Sigur ros de todas). Lamentablemente estas cuatro finales son algo irregulares y no del todo aprovechadas, nos encontramos con demasiadas atmósferas repetitivas que terminan yendo hacia ningún lado ("L'eveil  des muses" es un claro ejemploy la ausencia de cambios importantes vuelve al disco algo monótono. 

En definitiva, Alcest da un giro interesante, necesario y refrescante en su carrera encontrando dos o tres momentos muy altos pero de igual forma otros no tan logrados. Atrás ha quedado el doble pedal, las voces guturales y las ruidosas guitarras para trabajar esta vez un sonido mucho más pulcro y directo. Shelter no está ni cerca de ser mal disco pero funciona como esas experiencias que al acabar dejan la sensación de que pudieron ser mejores. Ahora, de todas maneras me parece que el álbum abre la puerta a un camino que quizás en una próxima entrega si logra encontrar la explosión precisa.  

3.5 / 5
Muy bueno!


lunes, 20 de enero de 2014

Bruce Springsteen // High Hopes // 2014

Una dupla poco aprovechada

El jefe esta de regreso con un álbum bastante singular. Ha recopilado una serie de antiguos descartes con temas de otros artistas, se ha aliado con distintos músicos de primera linea (Tom Morello entre algunos más) y nos ha entregado un álbum diverso, que contiene su característico sello pero que en el global me parece que no termina por convencer. 

Al oír un álbum uno intenta dejar de lado el contexto que rodeó su grabación y simplemente disfrutar el puñado de canciones que lo componen, sin embargo, la falta de chispa que a momentos este álbum desprende siento que acaba por evidenciar precisamente aquello en lo que uno no quería pensar, es decir, que el disco es un compendio de ideas trabajadas por separado y que por ende a momentos funcionan pero en otros ni por si acaso. 

La partida es sólida, al menos a mi me gustó muchísimo. "High hopes" (la canción) es ágil, el aporte de Tom Morello se hace sentir y cuenta con una potente letra marca de la casa. Más adelante "Harry's place", pese a ser un tema que jamás revienta, si logra sonar moderna y atractiva gracias a los filtros vocales que Bruce aplica en sus vocalizaciones. Para el tercer tema todo comienza a estancarse, los 7 minutos de "American skin (41 shots)" se me hacen eternos mientras que con "Just like fire would" me pasa exactamente lo contrario, acaba sin decirme absolutamente nada. Mucho más amena y agradable es la pasada por "Down in the hole" y "Heaven's wall", con ese coro gospel que contagia desde la partida, de igual manera el rock folk de "This is your sword" cumple pero cuando las revoluciones bajan con "Frankie fell in love" o "Hunter of invisible games" el asunto nuevamente tiende a la monotonía. 

Tenía muchas esperanzas puestas en "The ghost of Tom Joad", un tema que en el pasado (1997) ya habían versionado (de manera brillante) los mismísimos Rage against the machine, y si bien esta versión en parte importante de su duración no entrega nada demasiado especial para el final Tom Morello logra rescatarla entregándonos tres fantásticos minutos de música que por si solos contienen toda la intensidad que le faltó al resto del disco. Es el segundo momento del álbum en donde la colaboración surge efecto (el primero había sido el comienzo de este), el cual llega lamentablemente cuando todo está acabando. El disco finaliza con "The wall" y "Dream baby dream", la primera es una melancólica balada que como cierre habría quedado fantástico, la segunda lamentablemente crece y crece para terminar yendo hacia ningún lado. 

High hopes es un disco irregular, un álbum que sube y baja constantemente y que cuenta con momentazos particularmente altos pero que se esfuman tan pronto como llegaron. La colaboración con Morello siento que fue desaprovechada, creo que si los tipos se hubiesen efectivamente encerrado un tiempo en el estudio a componer habrían obtenido mejores resultados pero bueno, Springsteen es un grande, un tipo que cuenta con 18 discos bajo el brazo y trabaja a su ritmo. El sabrá...

2.5 / 5
Irregular


viernes, 17 de enero de 2014

Fito Paez // Yo te amo // 2013

De menos a más 

Estamos claros que Fito se viene repitiendo el plato desde hace mucho y supongo que él lo debe tener más claro que todos nosotros juntos. De ahí que su más reciente álbum comience con "Yo te amo" (la canción) y un sintetizador que a lo Lady Gaga marca una melodía pop que debe situarse dentro de lo más liviano que nos ha entregado el trasandino en su carrera. El tema es pésimo, digámoslo y además funciona en tono de aviso: Fito anda en las nubes y hoy compone en color rosa. De hecho, los primeros 3 minutos de música nos llevan a esperar lo peor para el resto del álbum, sensación que no mejora cuando suena "Margarita", un medio tiempo acústico (excesivamente) meloso que a los dos minutos ya dan ganas de saltárselo. Sin embargo, no hagan tal. Para sorpresa de quien escribe, el álbum mejora bastante entrando en calor. 

Nuevamente en plan de declaración de amor sonará "Ojalá que sea" pero esta vez el asunto funciona mucho mejor, de hecho es uno de mis temas favoritos del disco gracias a que la buena vibra se acompaña de una letra adecuada y arreglos que explotan de buena forma. Mucho más oscuras sonarán "Perdón" y la excelente "Por donde pasa el amor", esta última me parece por lejos lo más genial que contiene el disco, es un tema sorpresivo, sin una estructura clara y trae de regreso al Paez desenfrenado que tanto nos gusta. "Las luces de la ciudad" es sencilla pero nuevamente anda bien, una secuencia electrónica de fondo y el relato de un joven que abandona su hogar, "Nadie como ella" es otra historia (más dramática que la anterior) que se extiende sobre un piano que a momentos recuerda el "Golden slumbers" de The Beatles, "Sos más" es un agitado rock & roll que Fito ha dedicado a su hijo Martín y para el cierre llega la preciosa pieza "La velocidad del tiempo", dedicada a Gustavo Cerati, otro de los buenos temas que contiene el disco. Dentro de toda esta pasada solo se me quedan atrás, por lo monótonas y predecibles más que nada, "La canción del soldado y Rosita Pazos" y "Tu everest", pero la verdad es que el resto funciona bastante bien.  

Se intuía lo peor. El Fito adolescente de los dos primeros temas es un desastre (perdón, eh?), sin embargo, debo reconocer que en el global el álbum me dejó una sensación bastante grata. Cuando vuelve el adulto el asunto repunta y finalmente más de la mitad del disco siento que cumple de manera satisfactoria e incluso en dos o tres instantes aparecen chispazos de genialidad. Como para seguir creyendo en él ...

3 / 5
Bueno, cumple.



RESEÑAS ANTERIORES DE FITO PAEZ:

domingo, 12 de enero de 2014

Mogwai // Rave Tapes // 2014

Siguen siendo únicos

¡Arrancamos 2014! Y que mejor manera de comenzar que revisando el regreso de los siempre interesantes Mogwai, a quienes probablemente varios los estaban dando por muertos previo a la salida del sensacional Hardcore will never die, but you will (2011), un disco que al día de hoy me sigue sonando fresco, a momentos fabuloso y que trajo de vuelta a la banda en un momento en que las fórmulas parecían extinguidas. A tres años de aquel trabajo tenemos nuevo álbum y la sensación vuelve a ser la misma: nada realmente nuevo bajo el sol pero al menos el asunto sigue funcionando  de maravillas. Siendo claros: Rave tapes es el Mogwai de Hardcore will never die... algo (solo un poco) más arriesgado. Es decir, las direcciones van más o menos por donde mismo, los instrumentales que enlazan guitarras y teclados están ahí, las melodías ascendentes funcionan, se disfrutan, se equilibran temas cortos con otros que sobrepasan los 6 minutos y se percibe la intención de entregar un trabajo diverso que no agote al auditor. Sin embargo, en un par de ocasiones Rave tapes se dispara y es ahí donde siento que, aunque sea por cortos instantes, logra marcar alguna positiva diferencia con su antecesor. 

Los cinco bellos minutos de "Heard about you last night" dan una agradable partida al disco, un tema muy calmo que me parece define a la perfección el actual momento que vive Mogwai, acá no se corren mayores riesgos pero lo que se trabaja se hace bien. Algo similar se vivirá más adelante con la golpeada "Deesh" o la explosiva "No medicine for the great", momentos en los que sentimos y agradecemos el que la música de Mogwai siga encontrando aquellos característicos matices que funcionan como un mar que con sus vaivenes nos sumerge en estados de relajación bastante especiales, estados a los que actualmente pareciese solo ellos saben llevarnos. 

Algo más ruidosas y más cargadas a las guitarras sonarán "Simon Ferocious" ,"Hexon bogon" o "Master card", mientras que los momentos realmente altos (y los más arriesgados del disco) aparecerán con los teclados a la Krafwerk que ostenta "Remurdered" y la melancolía que carga el sonido de "Blues hour", estas dos siendo muy distintas entre si representan verdaderos momentazos que encuentra el álbum. 

Lo han vuelto a hacer, así de simple. Con sus defectos y virtudes han vuelto a entregar un trabajo tan sólido como el anterior (sigo creyendo que 50 minutos de esta música es demasiado y que con dos temas menos el objetivo se lograría aún de mejor manera) y sin descubrir la rueda nos siguen maravillando.  

4 / 5 
Excelente ! 



Otras reseñas de MOGWAI:

jueves, 9 de enero de 2014

Nine Inch Nails : Tension


En tiempos en que todo parece ir en piloto automático, en que hasta el más mínimo gesto hacia la audiencia es controlado y pauteado, encontrarse con un espectáculo como este da para ponerse de pie a aplaudir. Pienso en el Growing up Tour de Peter Gabriel, en un Pulse de Pink Floyd, pienso en esos shows en donde cada detalle está cuidado en función del espectador, sin embargo, acá se agrega un componente de entrega no menor. El show es impresionante en lo visual pero Trent Reznor está notable. ¡Cómo lo vive el hombre! Y si, es cierto, con el paso de los años ha perdido agresividad en su voz pero la entrega es total. 

Tension es un adelanto del DVD que durante 2014 Nine inch nails editará  y que corresponde a la promoción de Hesitation marks. Espero lo disfruten tanto como yo lo he hecho. En una palabra: extraordinario.

domingo, 5 de enero de 2014

20 Años De... Suede // Suede


Una ola trae de todo, la fuerza de su impacto deja restos y registros en la arena. Algo similar ocurre con los subgéneros que la industria de la música ha desarrollado durante la historia. Nos encontramos ahí con dos o tres bandas pioneras, unas cuantas de corto alcance (pero muy efectivas en su momento) que lograron impactar con sus primeros discos y otras que simplemente intentaron subirse al carro buscando fama y éxito. Y bueno, sin la elegancia de Pulp ni el talento compositivo de Blur (a Oasis no los menciono ya que estos corrieron en caminos propios) Suede fue una banda que quedó a medio camino de todo en la movida. Decidieron desde un comienzo dejar de lado la ambigüedad, las metáforas o la poesía para ser evidentes tanto en lo temático, musical como en lo visual, basta ver la portada de este, su álbum debut, o visualizar sus presentaciones en vivo (su presentación en los Brit Awards de 1993 es material histórico a estas alturas) para notar que los tipos deseaban impactar de llegada. Los resultados no se hicieron esperar y fueron tan contrastantes como potentes: éxito de ventas, masificación pero un puñado de críticas por la falta de originalidad. 

Utilizaron el glam de Bowie a destajo a modo de inspiración (con Brett Anderson encarnando al clon) y fueron a la vez unos Smiths más crudos, de ahí que muchos fundamentalistas en su momento los criticasen con dureza, sin embargo, mirado en perspectiva me parece que existió un elemento de oscuridad e ira que Suede logró plasmar muy bien en su álbum debut, lo cual le terminó abriendo las puertas necesarias en medio de un inicio de década que recibía muy bien precisamente a las bandas que jugaban a ser oscuras. 

Hablando de las canciones, fuera de las incombustibles cartas de presentación que significaron "So young" y "Animal nitrate", el debut de Suede contenía una serie de descargas de dinámica y sucias guitarras tales como "Moving" o la excelente "Metal Mickey", unos cuantos medios tiempos muy bien logrados como "The drowners" y ciertos toques de intimidad entregados por las baladas "She's not dead", "Pantomime horse" o "Sleeping pills", todas estas representantes de un disco que en el global terminaba sonando más oscuro que luminoso y cuyo éxito, para muchos, significó el impulso que necesitaban las bandas inglesas del momento para emerger con fuerza en la escena britpop

Se juntaron las canciones con la actitud y el resultado no podría ser otro más que el éxito total, ahora, con el tiempo la banda perdería poco a poco el filo pero bueno, aquello será materia de futuras reseñas. Será hasta ese entonces...


SUEDE DESCARGAR 

Reseñas anteriores de SUEDE:

miércoles, 1 de enero de 2014

20 Años De ... Aerosmith // Get A Grip


Aerosmith es una de esas bandas a las que, como decimos en Chile, siempre le faltó "la chaucha pa'l peso". Gracias a un hard rock muy directo que poseía claras referencias de los StonesLed Zeppelin y otras tantas más cargadas al blues, la agrupación logró dar que hablar durante sus primeros 20 años de vida (si, entrando en los 90's Aerosmith ya contaba con dos décadas de existencia y 10 discos bajo el brazo) pero su carrera siempre fue irregular, con períodos altos y otros lamentables, por lo que nunca lograron consolidarse como correspondía. Y pese a que los 80's llegaban a su fin con la banda encumbrada en lo alto gracias a los excelentes Permanent vacation (1987) y Pump (1989), con el cambio de década la pregunta caía de cajón : ¿tendría Aerosmith la capacidad de reinventarse y lograr enfrentar aquel presente con la frente en alto? Y bueno, para sorpresa de muchos lo cierto es que aún quedaba una carta bajo la manga para la dupla Tyler/Perry y curiosamente entrando ya en su tercera década de existencia la banda encontraría en Get a grip el disco comercialmente más exitoso de su carrera (ni por si acaso el mejor eso si ).

Get a grip sostiene la linea trabajada en los álbumes anteriores, aunque al mismo tiempo baja un tanto las revoluciones logrando aportar frescura al sonido de Aerosmith, ayudando de paso con el éxito logrado a que la banda pudiese desmarcarse de toda la movida glam metal ochentera que tan desgastada venía por aquellos años.

Los tiros del álbum van por un rock muy dinámico y una serie de medios tiempos que generan pausas agradables a lo largo del trabajo. Dentro de la primera categoría figurarían la excelente partida a cargo de la energética "Eat the rich" , las veloces "Fever",  "Walk on down"  o "Line up"  mientras que la calma viene dada por los exitosos singles "Living on the edge" , "Crazy", "Cryin'" o la fabulosa "Amazing". Está el instrumental "Boogie man" que cierra el disco y el resto es material de relleno, en ese sentido me parece que el único gran defecto que posee este álbum es su duración, catorce temas y una hora de música obligó a meter canciones como "Flesh", "Shut up and dance" o "Gotta love it" que bastante poco aportan al global del álbum. Y es que cuando un disco es directo y posee pretensiones básicas (entretener) ... ¿para que alargarlo innecesariamente? Con once temas creo que este disco se disfrutaba muchísimo más.

Resulta imposible el no mencionar cuanto ayudó a este álbum la promoción con la que contó. Dicen por ahí que los sellos tenían en mente el que Aerosmith generase un fenómeno similar al protagonizado por Guns n' roses (de hecho el sonido de la banda de Axl se encuentra evidentemente influenciado por Aerosmith), de ahí que Get a grip contase con videos promocionales muy costosos (inolvidables aquellos protagonizados por Liv Tyler y Alicia Silverstone) que permitieron a la banda enganchar muy bien con las nuevas generaciones (MTV comenzaba a marcar pauta por aquellos años). 

Lamentablemente a partir de acá la banda retomaría con su irregular carrera, serían cuatro años de silencio que se terminarían en 1997 con la aparición de Nine lives, probablemente el último gran disco en la carrera de Aerosmith y que seguramente comentaré en unos años más si es que la vida me acompaña hasta 2017. Será hasta ese entonces...